La excursión del mes. Mayo de 2017

Un día de mayo el Cocinero alemán y yo nos levantamos, como cada mañana. Desayunamos. Vimos un rato la tele. Y, de repente, sin anestesia ni nada, me dijo: hoy vamos a ver a mis padres y tú conduces.

¿¿¿¿¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ????? ¿Que yo… qué?

A mí así no, hombre. Esto se avisa. A ser posible con semanas de antelación, que yo me lo apunte en la agenda. Que en mi estado no puedo tomar medicamentos y yo sin tomarme una pastilla no soy capaz de conducir, los nervios me pueden.

La última vez que conduje un coche fue el 5 de marzo de 2016, y aquel día, sin valeriana, no salió la cosa como yo me imaginaba, por lo que mi subconsciente me tenía prohibido volver a sentarme delante de un volante. Y menos ahora que el coche tiene seis meses de vida.

La historia de ese día de mayo de conducción impuesta, no obstante, transcurrió así: Sigue leyendo

Anuncios

Bodas, bautizos y comuniones

Austria y el sur de Alemania (es decir, la región de Baviera, conocida en alemán como Bayern) son zonas mayoritariamente católicas… y practicantes. Este aspecto me asombraba al principio teniendo en cuenta que hay muchas casas en las que se pueden ver figuras de santos, que hay mucha gente que reza, que es muy habitual ir a la iglesia y que durante las ceremonias, parece que todo el mundo sabe lo que hay que decir o cantar a continuación… Menos yo, claro, que me quedo como una tonta mirando de reojo al resto de la gente y activando la parabólica a ver si entiendo lo que están diciendo, con resultados negativos en la mayoría de los casos.

El hecho de que aquí sean católicos no quiere, sin embargo, decir que sus tradiciones y ceremonias sean exactamente iguales a las nuestras. Cada vez que voy a alguna de ellas me encuentro con la pregunta de: “¿Pero en España la ceremonia se hace igual que aquí, no?”. Y, cuando les respondo que no siempre, la siguiente pregunta suele ser: “¿Pero sois católicos, no?”. Sí, señora, pero católicos hay por todo el mundo y eso no significa que en todas partes se hagan las cosas de la misma manera. Depende de las tradiciones de cada sitio.

Siempre que tengo la oportunidad de asistir a algún acto que no había visto antes, trato de acordarme de todo para poder hablar de ello después, ya que hay quien siempre me pregunta. Sigue leyendo

Austria vista desde fuera. Segunda parte

Sigamos con la lista de cosas curiosas que se puede encontrar uno al llegar por primera vez a Austria.

5.La puntualidad, los horarios y la hora.

fashion-person-woman-hand-large

Los austriacos son, tal como se cree, muy puntuales. Ellos, sus trenes, las horas a las que se puede hacer tal o cual cosa o a las que se abren los comercios. También los hay que no cumplen esta regla y llegan tarde a todas partes, pero no son la mayoría.

Suele sorprender a todos los turistas Sigue leyendo

Un Krampus, dos Krampusse, tres Krampusse

¿Qué día es hoy?

Sábado – diría una de mis compañeras de trabajo.

No, pero, ¿qué más?

¡Pues el día en que por fin San Nicolás y los Krampusse visitan a los niños y les traen un regalito! Yo no he recibido la visita de ningún ser legendario o religioso, pero puede tener algo que ver con el hecho de que yo misma no he estado hoy en casa, que es a donde van ellos… Sin embargo, sí he recibido un detallito: Sigue leyendo

Luces… Escalpelo… ¡Corten!

Mi dentista española ya me había hecho pasar en más de una ocasión por esa etapa de la vida tan poco agradable a la que el ser humano denomina “operación”. Sin embargo, en aquellos casos se trató simplemente de sacar una serie de dientes y muelas para poder hacer hueco a las nuevas generaciones. Y ya está. Tras cada intervención, hielo en una bolsa y directa a casa a tumbarme al sofá y relajarme hasta quedar dormida.

La historia que os presento hoy es ligeramente distinta…

Érase un día del mes de mayo en que me levanté por la mañana y noté una molestia en la parte trasera de un hombro. Sigue leyendo

Doctor, doctor, please

En Austria no existe una única seguridad social, sino varias “cajas” de salud, a la cual uno se afilia automáticamente por parte de la primera empresa que le contrata. Es decir, yo en su día no decidí a cuál de todas ellas quería pertenecer, sino que fue mi primera empresa la que, tras varios errores garrafales por su parte, me dio de alta en una de las “seguridades sociales” de Salzburgo. Porque, esa es otra, aquí cada región tiene la suya propia.

¿Qué significa todo eso? Que puedo ir al médico que yo quiera, pero si quiero abstenerme de pagar, tengo que mirar si el médico en concreto al que yo quiero acudir está “afiliado” o relacionado de alguna manera con la seguridad social a la que yo pertenezco; en caso contrario, recibo una factura y me toca acudir después con ella a mi seguridad social para que me devuelvan el dinero. Lo bueno de esta historia es que existe una página web llamada DocFinder a través de la que se puede encontrar el tipo de médico en concreto que nos interese según la región en la que nos encontremos y – nota importante – además de los datos de contacto y las horas de consulta se nos informa sobre qué “cajas” de salud permiten que se le visite gratis. Un lío.

El caso es que, por desgracia para mí, soy una persona a la que le gusta demasiado comer dulces Sigue leyendo

Galería

Dulce navidad

Creo firmemente que la navidad es una época que está pensada para comer y gastar dinero. Y, puesto que a veces se pueden unir ambas cosas, hoy hablaré de dulces.

Comencemos por mezclar tradiciones, algo que se me da de lo lindo:

Del otro lado de los Pirineos recibí a finales de noviembre un bonito paquete que incluía, entre otras cosas:

2014-12-24 13.30.19

Polvorones, de los que me quedan demasiados aún

2014-12-24 13.31.10

Tres turrones semejantes a éste, de los que sólo siguen vivos uno y medio… por ahora…

¡Y no os podéis imaginar lo bien que sienta comerse un polvorón a principios de diciembre estando en medio de los Alpes!

En este rinconcito de Europa, así como en el resto de Austria en general y también en Alemania son muy dados a Sigue leyendo