Érase una vez el mundo

Hace no mucho alguien me dijo que educar a un niño consiste en explicarle el mundo… Pues ahí va una de mis muchas explicaciones a Monete:

He aquí que estábamos en casa un muy frío día de diciembre, uno de esos en que iba a tardar más tiempo en preparar a Monete, bajar el carro a la calle y volver a subirlo después, que lo que íbamos a dedicar en sí a respirar aire fresco. Así que nos quedamos en casa.

Nos asomamos a la ventana y comencé con mi relato:

Sigue leyendo

Anuncios

Un bautizo internacional

Cuando el Cocinero alemán me dijo que quería bautizar a Monete, me surgió un conflicto interno: hacía poco tiempo que había logrado “darme de baja” de las listas de la iglesia, pero sabía que a él le hacía ilusión… Así que, bueno, ya que la criatura también lleva su apellido, tiene derecho a decidir algo.

Aquello no dejaba de otorgarme la excusa perfecta para que la familia y algún que otro amigo pudiera venir desde España y (re)conocer al bebé. Y nos pusimos manos a la obra. Sigue leyendo

Vamos de paseo en un coche viejo

En el mes de septiembre nos buscamos un nuevo espacio chiquitín para vivir algo más grande del que teníamos antes, entre otras razones porque Monete venía de camino y había que meter sus cosas en alguna parte. La casa en sí es estupenda, pero tiene un pequeño inconveniente:

Sigue leyendo

¿Malas? madres

Nadie dijo que ser madre fuera algo fácil. De hecho, nadie cuenta toda la verdad al respecto…

Monete ya ha superado la barrera psicológica de los tres meses. Progresa adecuadamente, como cualquier otro bebé de su edad, y hay cosas que ya domina y otras para las que aún necesita más tiempo, al igual que cualquier otro bebé de su edad. Nada fuera de lo normal. Aunque, ya que hablo del tema, nunca me había parado a pensar en lo difícil que es la vida de un bebé. Y no lo digo en broma. Estás en un sitio oscuro y calentito donde no tienes que preocuparte por nada, empieza a ponerse estrecho y cuando decides salir (o cuando alguien decide sacarte) te encuentras con mucha luz, un montón de gente que quiere hacer algo contigo y, por si ese susto fuera poco, de repente tienes que hacer y aprender infinidad de cosas para poder sobrevivir por ti mismo. ¡No me extraña que lloren! Sigue leyendo

Cómo registrar a mi hijo nacido en Austria ante las autoridades austriacas

Ya sabemos cuáles son los trámites que hay que realizar cuando nace un bebé en Austria y hemos entrado a detallar cómo se lleva a cabo el registro ante las autoridades españolas. Hoy veremos con más calma qué tres elementos debemos gestionar para que nuestro hijo esté legalizado en este país y así podamos optar a las ayudas correspondientes. Sigue leyendo

Se acerca la navidad

Se nota en el ambiente. Ya está aquí. La nieve… Los puestos navideños… Las galletas caseras… Los anuncios de la tele llenos de chimeneas y velas… Las conversaciones de la gente sobre compras, compras y más compras… Los adornos inundándolo todo, incluso los pasillos del hospital… Que, por cierto, lo han dejado muy bien decorado. Incluso han colocado un abeto gigante (y real, no de plástico) en la sala de las visitas.

Hasta ahora, la televisión, una ventana al mundo exterior y esporádicos paseos eran mi medio de comunicación con esta época del año.

Ahora, por fin, el esperar se va a acabar. ¡Monete y yo vamos a casa! Iba a decir volvemos, pero en su caso no ha habido aún una primera vez desde que vio la luz del mundo. Próximo capítulo: su adaptación a casa y comprobación de si le gusta el castillo que decora su habitación.

¡Felices fiestas!

Historia de una llegada al mundo – segunda parte

¡Hola a todos! En primer lugar, gracias por vuestra espera, por vuestra paciencia y por entender que no os haya contado (ni os vaya a contar) toda la historia entera con pelos y señales.

¡Hoy vuelvo con muy buenas noticias!

¡Monete ya está aquí! Y el Cocinero alemán y yo no podríamos estar más felices, aunque a veces no paremos de preguntar a las enfermeras si le cogemos correctamente y un montón de otras cosas. Hasta que conozcamos a este pequeño ser no podremos escribir su manual de instrucciones, es lógico.

Bien, prosigo entonces un poco con la historia del otro día.

Sigue leyendo