Historia en directo: el Nido del Águila de Hitler (Kehlsteinhaus)

Hace unos años os conté que existe un lugar antiguamente utilizado por Hitler y otras cabezas pensantes del partido alemán que a día de hoy se puede visitar (ya reconstruido y rehabilitado) y desde el que también hay acceso a uno de los bunkers de la época. A este lugar se le conoce como Dokumentationszentrum Obersalzberg, y yo lo recomiendo y procuro enseñarlo cuando viene alguien de visita porque me parece una manera muy fácil de acercarse a la historia reciente de esta parte del mundo. Si queréis leer la entrada que escribí cuando lo visité por primera vez, actualizada con fotos más recientes, podéis abrir este enlace.

Junto a este lugar existe otro que, por lo que he podido comprobar, resulta más atractivo para los turistas. Se le llama “el Nido del Águila” (denominación que le otorgó, al parecer, un diplomático francés aún en época nazi), Eagle’s Nest en inglés o, en su formato más conocido por aquí, Kehlsteinhaus (más bien algo así como casa de la garganta de piedra, que en realidad no es más que el nombre de la montaña sobre la que se levanta la casita). Para aquellos que no lo conozcan o que quieran repetir la visita, a continuación os acompaño hasta allí: Sigue leyendo

La fortaleza de Salzburgo: Festung Hohensalzburg

Hay quienes me preguntan: ¿qué se puede ver cuando se visita Salzburgo? A lo cual yo respondo con otra pregunta: ¿cuánto tiempo tienes? E, independientemente de la respuesta que obtenga, recomiendo unas u otras cosas. Ahora bien, lo que nunca puede faltar cuando se pasa por esta ciudad es visitar su fortaleza, a la que por estos lares se conoce como Festung Hohensalzburg.

Lo bueno que tiene este lugar es que se adapta a las necesidades de cada uno. Así, quienes tienen poco tiempo para verlo, pueden pasar una o dos horas visitando las partes más importantes, mientras que quien dispone de un día entero, puede dedicarlo a recorrer tranquilamente todos los rincones que se esconden en esta pequeña ciudad en las alturas.

En las próximas líneas voy a intentar contaros un poquito más sobre la historia de esta fortaleza, qué se puede ver dentro y desde ella y alguna que otra anécdota curiosa sobre la misma, de esas que se escuchan una vez en la audioguía o se leen en alguna parte y nunca jamás se vuelve a saber de ellas… Sigue leyendo

El cascanueces

Recuerdo haber ido una vez a ver ballet. Fue en Madrid. Hace ya una eternidad. Recuerdo que las entradas que recibí, que fueron un regalo, eran tan horribles que nos tocó sentarnos casi atrás del todo y prácticamente detrás de una columna. Eso, sumado al hecho de que llevaba varios días descansando poco por el trabajo y la universidad, hicieron que casi a la mitad de la pieza empezara a notar un sueñecillo. ¡Qué vergüenza!

Nunca logré resarcirme de aquel sentimiento de malestar. Sin embargo, hace poco recibí una nueva propuesta: entradas para ir a ver de nuevo el ballet, esta vez en Salzburgo. ¿Quién puede rechazar una oferta así?

Además, por suerte para mí, se trataba exactamente de la misma obra: El cascanueces, en alemán Der Nussknacker. Y, lo mejor de todo es que, como el ballet consiste precisamente en eso, en bailar, no es necesario conocer un idioma en particular para entender la obra. Sigue leyendo

Dos días en Salzburgo: Hellbrunn

Para aquellos que ya hayan pasado al menos un día en Salzburgo y tengan aún ganas de seguir visitando los encantos de esta ciudad, existe la posibilidad de coger un autobús (el número 25) y acercarse en un momentito a las afueras de Salzburgo. Allí es donde se encuentra el palacio y jardines de Hellbrunn, dentro de cuyo recinto, además, se puede acceder al zoo de Salzburgo. Con una sola entrada. O, si sólo se quiere ver el palacio y los jardines, también se puede hacer, pero si se quiere ver todo es recomendable comprar una entrada conjunta, porque acaba saliendo más práctico (aunque no más rentable).

Pero vayamos por partes… Sigue leyendo

Un día en… Salzburgo. Segunda parte

Ya hemos llegado al centro de Salzburgo. O, más bien, a los alrededores de la ciudad. Nos encontramos junto al Makarsteg y delante de nosotros hay un paso para peatones. A la derecha tenemos la Franz-Joseph Kai, y a la izquierda la Griesgasse. Y en la parte trasera de los edificios que tenemos enfrente se encuentra el auténtico centro.

Esta vez no os voy a proponer ningún recorrido. Os recomiendo más bien que busquéis la forma de llegar hasta esa calle trasera, que se llama Getreidegasse. Y no vale preguntar. Hay varias formas de llegar hasta ella: ir hacia la derecha y girar a la izquierda… ir a la izquierda y girar a la derecha… meterse por uno de los muchos pequeños “pasadizos” que desembocan en patios más allá de los cuales se entra a esta calle… En cualquier caso, merece la pena (y mucho) perderse por esos callejones y aparecer en cualquier parte.

La Getreidegasse es Sigue leyendo

Un día en… Salzburgo. Primera parte

¿Qué cosas debe uno ver cuando viene por primera vez a Salzburgo? Para mí es algo complicado poder responder a esta pregunta porque llevo aquí ya algún tiempo y siempre que descubro algo nuevo o interesante en esta ciudad pienso: “esto se lo enseño seguro a quienes vengan a verme la próxima vez”. El problema es que, con ese pensamiento, la lista podría alargarse eternamente y también tengo claro que no a todo el mundo le tienen por qué interesar las mismas cosas que a mí…

En cualquier caso, en las próximas líneas voy a intentar explicar cómo llegar desde la Hauptbahnhof (estación central de trenes) hasta el centro de Salzburgo, incluyendo cosas que a mí me parecen interesantes y que recomiendo visitar. Espero que a alguien le pueda servir: Sigue leyendo

Berlín con guía (II)

¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! Ya habíamos pasado por la Plaza de París, el Monumento al Holocausto y el lugar donde estaba el búnker de Hitler.

Una vez visto todo esto, nos dirigimos por varias callecitas (no me preguntéis cuáles, porque iba tan enfrascada en una conversación con otras dos personas que también hacían solas esta visita, que ni me fijé) hasta el Ministerio del Aire del Reich, es decir, las oficinas de la Luftwaffe (= fuerzas aéreas).

IMG_20160701_111854

Se trata de uno de los pocos ejemplos de la arquitectura nazi que aún siguen en pie. Sigue leyendo