Austria vista desde fuera. Segunda parte

Sigamos con la lista de cosas curiosas que se puede encontrar uno al llegar por primera vez a Austria.

5.La puntualidad, los horarios y la hora.

fashion-person-woman-hand-large

Los austriacos son, tal como se cree, muy puntuales. Ellos, sus trenes, las horas a las que se puede hacer tal o cual cosa o a las que se abren los comercios. También los hay que no cumplen esta regla y llegan tarde a todas partes, pero no son la mayoría.

Suele sorprender a todos los turistas (no sólo a mis visitantes, sino a los que yo misma veo en el trabajo) el horario de cierre de la mayoría de los comercios, a saber: a las 7 de la tarde. Y no hablemos de restaurantes: la mayor parte de las cocinas cierran a las 10.

Esto tiene mucho que ver con el hecho de que, en esta parte del mundo, amanece mucho más temprano que en países ubicados más al sur. Durante los meses de verano, por ejemplo, a las 6 de la mañana ya hace largo rato que ha amanecido.

Es decir, aquí la hora es la misma que la que tenemos en España (aunque mucha gente cree que no es así) pero las horas de sol varían: amanece antes y anochece también antes. Y se nota mucho más rápido cuándo se acerca el invierno o el verano precisamente por eso. Sin ir más lejos, hace una semana que cuando me levanto sigue siendo de noche y cuando llego a casa… también es de noche.

6.La temperatura.

kermit-70115_960_720

¿Que en Austria sólo hace frío? Vale, sí, hay muchos meses en los que está oscuro, y llueve, y hace frío, y nieva incluso. Pero no siempre es así. Sin ir más lejos, hace dos semanas tuvimos un tiempo muy agradable, con temperaturas de hasta 35 grados. Así nos pasó, que no contábamos con ese tiempo y mis visitantes acabaron poniéndose malos e incluso yo me quemé por no haber pensado en la crema solar.

7.El carácter de la gente.

pexels-photo-large

El que la gente del norte es más seca es algo que, a primera vista, creo que es cierto. Pero ello no significa que sean mala gente ni que sea imposible hacer amigos. Cuando un austriaco te conoce, lo primero que hace es darte la mano. Nada de dos besos ni cosas por el estilo. Sin embargo, cuando pasa el tiempo, también saben dar besos y abrazos y, aunque tal vez no sean tan cariñosos o pegajosos como somos los españoles, son igual de amables o incluso más que muchos de nosotros.

Un ejemplo: mis visitantes han conocido a mis suegros y se han entendido muy bien con ellos hablando en inglés. Y no sólo se han caído bien, sino que incluso mi suegro les ha dado abrazos cuando se despidieron, lo cual significa que ha llegado a cogerles cariño.

8.Cosas que un turista no espera (o sí) en Austria.

Aquí, al margen de todo lo descrito anteriormente, se me ocurren tres cosas:

  1. El que las audioguías que te explican los museos y atracciones principales suelen estar ya incluidas en el precio de la entrada. En toda una semana de visitas a infinidad de sitios, tan sólo hemos topado con un lugar en el que hemos tenido que pagar 2 euros por una audioguía, y ése ha sido el Obersalzberg.
  2. El que parezca que Heidi va a aparecer por cualquier esquina. No sé si será por los paisajes, por los trajes típicos o por qué, pero hay ciertas zonas en que uno parece estar metido dentro de un cuento.
  3. Las bolas de Mozart, un dulce típico de la zona que se puede encontrar en absolutamente todas partes. Imposible no verlo.

mozartkugeln_am_salzburger_christkindlmarkt_28642451724129

Y hasta aquí nuestra lista.

¿Alguno recuerda cosas curiosas de su primera visita a Austria o a cualquier otro lugar? Si es así, ¡le animo a compartirlas aquí!

Anuncios

8 comentarios en “Austria vista desde fuera. Segunda parte

  1. Me han encantado estas dos entradas. Visité Austria en agosto (hace años) y doy fe del calor que hizo. Muuucho calor! Rondando los 40 grados. Nos movimos por varias zonas y también por Eslovaquia. Teníamos la idea de que haría rasquita como en Berlín en agosto y nada que ver. Calorín del bueno que pasamos.
    La comida estaba buenissssssísima, menos una guarnición de rábanos que olía a muerte y destrucción jajaja. Soy una loca de la Sachertorte (para mi cumpleaños, mi amante bandido me compró una que trajeron por mesanjería desde el hotel Sacher en Viena jjj).

    La gente, en general, me pareció maja y atenta. Para ir a Salzburgo íbamos con un austriaco que era la alegría de la huerta.
    Cada vez que me esforzaba en hablarles en alemán (claro, yo estudié hace mil años, alemán de alemania jjj), ellos me respondían despacito y muy amables (seguro que no entendían ni la mitad de lo que les decía XD).

    Me encantó todo: la gente, el clima, la arquitectura, la gastronomía, los paisajes, los museos…
    Muuuchas ganas de volver. Y además, me quedó por ver el Zentralfriedhof!

    Abrazos!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡¡Qué comentario tan bonito!! Muchísimas gracias por compartir aquí tu experiencia 🙂 Me alegra mucho que te gustara tu visita y también que quieras volver!!! Si te animas, ya sabes dónde estoy 😉 Por cierto, genial lo de la tarta llevada por mensajería ¿eh? ¡Qué regalazo!
      ¡Un abrazo enorme!

      Le gusta a 1 persona

      • Jijiji… es que lo de la tarta llevaba aaaaaaños pidiéndola en mis wishlists ;P
        El hotel vende online las tartas. Son taaaaan buenas. Mira que he probado versiones mil, pero como la original, ninguna. Palabrita.

        Viena es un lugar al que tenemos que ir, sí o sí, con el pichón. Hay muchas cosas que son geniales para niños allí.

        Abrazo!

        Le gusta a 1 persona

      • ¡No lo sabía! Creo que me la voy a pedir yo también… mmm… tiene que estar deliciosa!!!
        Fíjate que yo en Viena sólo he estado dos veces: una vi casi todo de noche (porque fui a ver a un amigo que estaba haciendo su tesis allí y sólo teníamos tiempo de hacer turismo cuando él salía de la universidad) y la otra fue de paso, pero tengo muchísimas ganas de volver a ir. Y seguro que yendo vosotros en familia encontráis un montón de cosas chulas para ver y para hacer.
        ¡Un abrazo!

        Me gusta

      • Más cerca que yo sí que estás de Viena 😉 así que lo tienes infinitamente más fácil para volver.
        Hay muchos lugares geniales para niños: el Museumsquartier, la Hundertwasserhaus que mola mil, la isla del Danubio, el Prater, el cementerio que no pude ver… Jope… qué ganas locas de ir volando jijiji

        Le gusta a 1 persona

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s