Galería

Neuschwanstein

Lo prometido es deuda. Hoy quiero presentaros a ese castillo que muchos de vosotros ya conoceréis, pero que para algunos otros puede que aún continúe siendo esa estructura inmersa en un bosque a la que resulta difícil llegar para conocer de primera mano. Doy fe, llegar hasta allí no es lo más fácil del mundo, pero tampoco es imposible. Estoy hablando, como no podía ser de otra manera, de mi famoso “Castillo de los puzzles”, más conocido por el común de la humanidad como Schloss (= castillo) Neuschwanstein.

El susodicho se encuentra en los alrededores de una localidad llamada Füssen, situada geográficamente en el sur de Alemania, y más concretamente en el Bundesland (= estado federado) de Baviera, allí llamada Bayern, cerca de la frontera con Austria.

Plano de la región del sur de Alemania, donde se encuentra Füssen.

Plano de la región del sur de Alemania, donde se encuentra Füssen.

Mi viaje hasta allí se desarrolló por carreteras secundarias, y tuvo su origen en Salzburgo. Resultado total: una media de 3 horas o tal vez algo más, contando alguna que otra parada para reponer mis reservas de chocolate (que ya de por sí eran escasas). El día era lluvioso. Al comienzo tan sólo se veían nubes grises y campiñas salpicadas de pequeñísimos pueblos rodeados por amplias fincas y establos. Olía a establo. Olía mucho, de hecho. Pero las vistas eran incomparables: colinas y más colinas, carreteras de un carril para cada sentido que parecía que se acababan detrás de cada colina… A falta de una hora escasa para llegar a Füssen, empezó a llover, pero a mí no me importó. Era evidente que no iba a ver el castillo soleado como en los puzzles, pero la lluvia también tiene su encanto.

El lugar en el que estuve alojada se encuentra a 12 km. de la zona en la que están los castillos. Por esta vez, y sin que sirva de precedente, haré una excepción a mi propia regla de no dar nombres de sitios para hacerle algo de publicidad a ese hotel / aparta-hotel tan alucinante (o esa fue mi impresión, al menos). El lugar en cuestión se llama Seespitz, un complejo compuesto por dos edificios de apartamentos en los que se desayuna de lujo y se cena mucho mejor aún. A pesar de tratarse de un apartamento con cocina, baño propio, etc., probé la cena del restaurante italiano, regentado por auténticos italianos, que se encuentra dentro del propio edificio, y he de decir que hacía tiempo que no cenaba tanta cantidad de comida, de tan buena calidad, a tan buen precio, y servida por gente tan amable. Muy recomendable. ¿Y qué decir de las vistas desde mi balcón?

Vistas desde el balcón de mi habitación, en la 4ª planta del edificio

Vistas desde el balcón de mi habitación, en la 4ª planta del edificio

Increíble. Lo sé.

Una vez arrinconadas las maletas de mala manera (por no perder tiempo) me dirigí hacia la zona de Füssen en la que se encuentran los castillos de Neuschwanstein y de Hohenschwangau:

Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Hohenschwangau

Castillo de Hohenschwangau

Para aquél que no haya ido nunca pero tenga intención de hacerlo: se puede llegar hasta allí en coche (como fue mi caso) o en autobús desde la estación de tren de Füssen (según lo que pone en los mapas turísticos que había en el hotel). Para más información, os dejo la imagen de uno de esos folletos:

Plano de los transportes para llegar hasta los castillos.

Plano de los transportes para llegar hasta los castillos.

Dejo aquí esta imagen por una sencilla razón: de los muchos planos que fui recogiendo en el hotel y en las taquillas donde se compran las entradas, ésta es la única en la que aparece dónde están los aparcamientos para dejar el coche, los puntos en los que se inician los trayectos hacia los castillos, y la duración de cada una de esas rutas.

Pero vayamos por orden.

Aparcar el coche cuesta 6 euros por día. Práctico, la verdad. Si cobraran por horas podrían forrarse, pero creo que aún así no tendrán problemas económicos.

En las taquillas (único lugar donde a día de hoy se pueden adquirir las entradas para ver Neuschwanstein) se pueden comprar entradas para visitar solamente uno de los dos castillos o ambos. Dado que mi sueño de la infancia era ver Neuschwanstein, pagué solamente por esa visita. El billete para un adulto cuesta (al menos a día de hoy) 12 euros, e incluye una visita guiada por el interior del castillo en alguno de los idiomas que se ofrecían. Dado que cuando llegué ya era relativamente tarde, solamente quedaban pases para visitas en alemán y en inglés, pero tengo entendido que también las hay en otros idiomas, si bien es probable que sean menos frecuentes.

Una vez comprada la entrada, estuve dando una vuelta por la zona para hacer tiempo y poder comprar algún que otro souvenir para la familia. Creo que es algo habitual el que en este tipo de sitios los precios sean elevados, pero no me imaginaba que lo serían tanto. Pensé en la posibilidad de comprar un puzzle para hacer la broma en casa, pero me abstuve al ver la enorme variedad de los mismos que había. Ya tenemos demasiados.

Para acercarse desde las taquillas hasta Neuschwanstein hay tres opciones, como se puede ver en el plano que he colocado más arriba:

  • Caminando. Por varias rutas posibles, una de las cuales se desvía hacia la Marienbrücke (= puente de María), al que fotografié una vez estaba dentro del castillo. Lo que hace la gente suele ser lo contrario pero, puesto que el día anterior me había caído y andar me dolía bastante, opté por prescindir de esta ruta y conformarme con ver el puente desde lejos. De todos modos estaba lloviendo, por lo que no creo que las fotos hubieran sido excesivamente impresionantes.
Marienbrücke, visto desde Neuschwanstein

Marienbrücke, visto desde Neuschwanstein

  • En autobús. El precio del billete de subida es de 1,80 euros, y tarda alrededor de 30 minutos. La anécdota del día giró en torno a la rapidez y la ruta del autobús: una sevillana que estaba haciendo cola detrás de mí estuvo debatiendo un rato con su hijo sobre la conveniencia de acercarse hasta el castillo en autobús o en coche de caballos (del que hablaré ahora) en función de la rapidez de cada uno de los transportes. Dado que llevaba ya un rato entretenida con el tema y me daba la impresión de que no iba a llegar a ninguna conclusión lógica por sí misma, me giré, me integré descaradamente en la conversación y le enseñé el plano que he colgado aquí, con el fin de explicarle que en autobús se tarda menos y es más barato, se pasa por el puente (que era lo que la señora quería ver, porque decía que era precioso), pero al final tenía que caminar algo más hasta llegar a la puerta de entrada.
  • En coche tirado por caballos. Ahí, al estilo andaluz. O turístico, porque empieza a darme la impresión de que el rollo de los caballos no es típico de Andalucía, sino de cualquier ciudad o pueblo en la que se intente contentar a los turistas. En este caso, el precio del recorrido son 6 euros, pero ya puestos… Pues sí, fui en caballo, porque al fin y al cabo yo también era turista. Tardé 35 minutos y otros 10 andando al final, que en realidad pueden reducirse a 5 si la velocidad a la que camina la persona no se ve reducida por dolores de rodilla.

Debo añadir que hay tiendas de souvenirs tanto alrededor de las taquillas como en los puntos donde para la carroza, a lo largo del camino hasta llegar a la puerta del castillo y también dentro. Familiares del mundo: no podréis decir que no habéis recibido un imán del castillo porque la persona que lo ha visitado no ha encontrado un lugar donde comprarlo, es físicamente imposible olvidarlo.

Dicho todo esto hablaré de la visita en sí. El recorrido se inicia por la propia puerta principal del castillo, a saber:

Puerta de entrada a Neuschwanstein

Puerta de entrada a Neuschwanstein

Tras ella hay unos tornos por los que se debe pasar el código de barras de la entrada para poder acceder a la hora a la que hayas reservado tu visita. Desde ahí, por la derecha, se accede a una de las torres del castillo, en la que espera el guía que se asigna al grupo, y comienza la visita. Ésta tiene una duración de 30 minutos exactos, ni más ni menos. Comentaron que en total se suben y se bajan 300 escalones (si no recuerdo mal) y se visita 1/3 parte del edificio, que es la que corresponde a lo que a Luis II de Baviera le dio tiempo a construir. El resto de estancias del castillo no están construidas o están remodeladas para servir de escaleras de salida, cuartos de baño, tiendas, etc. No está permitido hacer fotos en ninguna de las salas del castillo (como es normal, y con lo que yo estoy de acuerdo), pero sí pude fotografiar la cocina, ya que nunca había visto una tan grande como ésa:

Parte de la cocina de Neuschwanstein

Parte de la cocina de Neuschwanstein

Lo cierto es que el castillo me encantó. A pesar del tiempo, a pesar de la gran cantidad de gente que había dentro, e incluso a pesar de que su tamaño no es tan grande como había esperado. Una de las cosas “extrañas” que contó la guía es que, a pesar de que el castillo está ubicado en Baviera, el azul, “color oficial” de la bandera y demás elementos característicos de dicha región, es una de las tonalidades que menos se pueden ver. Me sorprendió también ver que el estilo decorativo de las salas no sigue ningún tipo de orden o de lógica aparente; no hice más que encontrar detalles de decoración árabe, gótica, neoclasicista, de una mezcla de todas, etc., en todas las salas… Lo cual no es feo, es simplemente que no estaba acostumbrada a ver algo así y me resultó chocante.

Y a la vuelta, paseíto hasta el aparcamiento y regreso al hotel a dormir; que parece que no, pero una se está haciendo mayor para subir y bajar tantas escaleras con una rodilla fastidiada. Eso sí, ahora que ya tengo controlada la forma de llegar hasta allí y todo lo que hay que hacer y/o ver una vez se llega, tengo muy claro que ésta no será mi última visita a la zona.

Anuncios

3 comentarios en “Neuschwanstein

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s