Uno más uno son cinco

¡Y yo que creía que tener tres entrevistas de trabajo en un sólo día ya era mucho! Pues no sabía que me esperaba aún una maratón de 5 entrevistas en dos días consecutivos… Sí, amigos, la primavera llega y la sangre de los reclutadores de personal parece ser que se altera. O bien es que les hace falta mucha gente…

El caso es que la semana pasada, entre paseo y paseo por la ciudad de Salzburgo (del que ya os hablaba ayer) acudí a muchas más entrevistas de las que habría previsto poder organizar (y realizar) en tan poco tiempo. Cada una de ellas, además, en sectores muy diferentes: en un hotel, una terraza de un restaurante, tiendas de ropa, e incluso la que fue la entrevista más interesante de mi vida: para acceder al programa de prácticas de un museo.

Creo que a cada uno de ellos le iba contando un poco más mi vida, casi, que incluso hasta llego a coger confianza con las entrevistadoras del último día de la soltura y tranquilidad que sentía. Demasiado mal tendrían que ir las cosas para que no me llamaran de uno de los cinco sitios, ¿no? O eso me preguntaba yo la semana pasada.

El viernes ya me habían descartado tres. Pero el lunes volví a Salzburgo, tras haber superado la primera fase de descartes de una de las otras dos empresas. El círculo se estrecha, pero esta semana incluso surgen de nuevo opciones que ya tenía descartadas desde hacía meses.

Continuará…

Anuncios

Tres en uno

Como si ya de por sí no fuera suficiente la presión que uno siente cuando tiene que acudir a una entrevista de trabajo… imaginaos pues que no es una sino tres las entrevistas que se tienen que hacer en un día… ¡o ni siquiera! Fue de hecho en el transcurso de tan sólo cuatro horas. Así estaba yo el jueves pasado, que no era capaz de comer, ni de hablar, ni de nada. Voy a contaros cómo transcurrió este interesante día. Sigue leyendo

Entrevista con…

Los sábados se han convertido en uno de mis días favoritos de la semana. Es el día en el que uno de los principales periódicos de Salzburgo, las “Salzburger Nachrichten” (= noticias de Salzburgo) publica una edición especial que incluye más secciones que el resto de días de la semana, y entre ellas se encuentra una dedicada a la búsqueda de trabajo. Es exactamente la misma que yo ya consulto por internet, con la diferencia de que en el periódico aparecen las ofertas más destacadas, y por eso me gusta rebuscar, a ver qué hay. Y ya de paso me doy un paseo hasta lo que en España sería el quiosco, que aquí es otra tienda más dentro de un edificio, en la que venden prensa, tabaco y lotería. Todo junto.

El caso es que cuando vuelvo de mi paseo separo el grano de la paja, retiro de mi circulación aquellas secciones que no me interesan y me quedo con la que iba buscando. Me recuesto en la cama y empiezo a leer: Sigue leyendo

Pepe, vente al Tirol

Ya avancé hace unas semanas que, cuando vuelva a Austria, me mudaré de Salzburgo al Tirol. ¿Por qué? Por varias razones:

  1. Me he cansado de Alpendorf y de muchas de las personas que he encontrado allí, que no me aportan seguridad ninguna.
  2. En este nuevo trabajo me ofrecen 10,5 meses de contrato sin interrupciones, en lugar de los 4/5 que tengo aquí cada temporada.
  3. Debido a lo anterior, me corresponden más pagas.
  4. Debido al punto 2, me darán vacaciones.
  5. El sueldo es bastante mejor al que tengo ahora.

¿Algo más?  Porque a mí, de entrada, me basta con eso…

Encontrar este trabajo tampoco fue tan complicado como habría podido prever. Sigue leyendo

Síndrome de Estocolmo

En agosto de 1973 se produjo un secuestro en Estocolmo que duró varios días durante los cuales los rehenes parecieron sentirse seguros con sus captores, lo cual les llevó a no testificar contra ellos durante el juicio. O eso dice la revista Muy Interesante. De ahí procede el síndrome de Estocolmo.

Creo que tengo un poco de eso. O a lo mejor es que aún no entiendo lo que ha pasado esta semana, por ser la cosa más rara que me ha pasado en mi vida… Sigue leyendo

Que será, será… el tiempo te lo dirá

Hay veces en la vida en que cuesta tomar decisiones. Unas son más complicadas. Otras llegan por sí solas. A veces decides algo, y luego dudas sobre ello. Y otras veces está muy claro. Tanto, que aunque te duela, te quedas con lo nuevo. Las novedades asustan. ¡Por supuesto que asustan! Y está claro que todo es más fácil cuando estás en casa con mami y sabes que va a haber alguien ahí cuando te haga falta, que cuando sales al mundo exterior a buscarte la vida tú solo, literalmente hablando. Pero el mundo está ahí para nosotros; sólo hay que estirar un poco el brazo y coger lo que queramos. Yo ya lo he hecho, por fin. Sigue leyendo

Se busca personal

Hoy iba a escribir cómo había ido mi primera entrevista de trabajo presencial en Austria. Pero no puedo hacerlo.

Esta anécdota se remonta a noviembre, cuando recibí un correo electrónico de un hotel que se encuentra a 38 km. del lugar en el que yo vivo actualmente. En dicho correo se me invitaba a visitar la página web del lugar y se me ofrecía un puesto de trabajo similar al que tengo actualmente. Por aquel entonces contesté a la señora que me escribió para agradecerle que hubieran leído mi curriculum y para comentarle que ya tenía un trabajo en el que permanecería, como mínimo, hasta abril, pero que estaría encantada de volver a contactar con ellos en abril si seguían teniendo algún puesto libre.

Hace un par de semanas leí en hogastjob (página de la que ya os he hablado) que en ese mismo hotel volvían a necesitar personal para la temporada de verano, así que me puse en contacto con ellos a través de esa página, y también por correo electrónico. Sigue leyendo