Las carreteras germanas

Y cuando digo germanas me refiero, en esta única ocasión, tanto a las alemanas como a las austriacas. Porque ambas tienen sus características comunes, pero también algunas particularidades de las que me gustaría hablar hoy.

Sí, amigos, hoy quería contaros algunas cosas relativas a la conducción por esta parte del mundo. Y cuando digo conducción no me refiero a mis experiencias con coches ajenos, sino a cosas más teóricas, algunas más y otras menos conocidas.

Como por ejemplo: ¿quién no ha oído decir que en Alemania no hay límite de velocidad en las carreteras? Pues dicha afirmación, siento deciros, no es del todo cierta. Hay, eso sí, ciertos tramos de ciertas autopistas en las que no hay un límite de velocidad máximo. ¿Y eso que significa? Que si uno quiere circular a 140 km por hora puede hacerlo, pero él es el máximo responsable de aquello que ocurra mientras va a esa velocidad. ¿Implica esto más accidentes? No lo sé. Pero desde mi punto de vista sirve para que, aquellos que siempre parecen tener prisa o aquellos que los domingos sacan los coches caros del garaje, puedan llegar a su destino sin molestar al resto de conductores o puedan presumir de coche, según el caso.

¿Y en Austria? Aquí no. Aquí el límite de velocidad máximo es, según los tramos, de hasta 130 km. por hora. Y eso incluye los adelantamientos, es decir, no vale decir que yo circulo a 130 y para adelantar llego a los 146, porque es una excusa pésima.

¿Qué tipos de carreteras nos vamos a encontrar por esta parte del mundo? Pues las mismas que en cualquier otro lugar: locales, comarcales y nacionales. Lo que aquí no existen son las autopistas de peaje que tenemos en España. Frente a ello, en Austria existe la Vignette; una pegatina que se puede comprar en cualquier gasolinera (por ejemplo), que se coloca en el cristal delantero del coche y que nos va a permitir durante 10 días, 2 meses o todo un año (según cual hayamos comprado) transitar libremente por las Autobahn (= autopistas).

oesterreich_pkw_10_tagesvignette_2017

¿Y qué pasa si no llevo esta pegatina? Pues que te arriesgas a cruzarte con un control de Vignette (que los hay) a la altura de cualquier acceso a una Autobahn, justo en aquel punto en el que ya no puedes dar la vuelta y decir que iba a comprarla, y pagar una multa bastante elevada. El dinero que procede de la compra de estas Vignettes se destina (hasta donde yo sé) a mantener las carreteras en buen estado y, creedme, se nota que las cuidan. Bueno, en algunos tramos se podría hacer un poco más o mejor, pero en general se hace.

En Alemania no existe nada parecido a esta pegatina. Hace unos meses se debatió la posibilidad de implementarla, o de hacerlo sólo para aquellos vehículos que no tuvieran matrícula alemana, pero en ambos casos la gente se echó encima y la medida no llegó a salir adelante. Veremos si cambian de idea en el futuro.

Y hablando de futuro, y de lo que estaría bien que todos pudiéramos hacer: cuando (tanto en Austria como en Alemania) se produce un atasco en una autopista, sea por el motivo que sea, los coches se echan automáticamente a ambos lados de la carretera y dejan un hueco entre medias. ¿Esto para qué sirve? No, no es para crear un tercer carril ni para que llegue el listo de turno y se meta por medio para llegar antes que nadie allá donde quiera que vaya. A esto se le llama Rettungsgasse (algo así como vía de rescate), que sirve para permitir que ambulancias, coches de policía o incluso camiones de bomberos circulen por allí para llegar – en este caso sí – antes que el resto de vehículos al foco del problema.

220px-BAB_659_traffic_jam_100_2386

¿Y esto funciona?, os preguntaréis. Pues a veces sí, y a veces no. Ayer sin ir más lejos presencié cómo un autobús se metía tranquilamente por ese carril intermedio para adelantar a todos los demás coches que estábamos allí parados. En ese caso piensas: esperemos que no haya un accidente varios metros más adelante y por lo tanto no haga falta que venga ahora la policía… También los hay que, en lugar de colocarse al borde de la carretera para dejar abierto este carril de emergencia, se ponen en medio para ver qué está pasando más allá. Pues que hay un atasco, amigos míos, eso ya se ve.

Por lo visto, esta forma de conducir es algo que se aprende en las autoescuelas de esta parte del mundo, aunque muchos parecen olvidarlo cuando llega el momento de ponerlo en práctica…

Y algo más del pasado que del futuro son unas señales de tráfico amarillas parecidas a ésta:

145px-Sonderschild_für_Fahrbahnbreiten_(zweispuriger_Verkehr),_Kettenfahrzeuge,_STANAG_2010.svg

Largo tiempo me ha llevado averiguar qué son porque nadie de mi edad sabe qué significan. ¿Qué son esas señales amarillas con un tanque y unos números? Su nombre no oficial es “Panzerschilder”, son un vestigio de la Guerra Fría y responden a una clasificación de la OTAN relativa al peso de vehículos militares. Éstas se encuentran (o encontraban, porque ya se están retirando en muchos lugares) en los accesos a los puentes y servían para identificar si éstos estaban adaptados para soportar el peso del vehículo que quería atravesarlos, si sólo permitían el paso de un vehículo al mismo tiempo o si por el contrario se podían utilizar dos carriles. Todo ello debido a que los mapas militares no incluían este tipo de información, la cual se transmitía, por lo tanto, de esta peculiar forma adaptada a cada uno de los puentes. Si alguien tiene mayor interés en este tema, le recomiendo buscar MLC-Schilder en alemán o MLC (Military Load Classification) en inglés, ya que ese es su nombre técnico.

Y ya que estoy con las placas y avisos en general: por aquí está prohibido instalar en el coche cualquier aparato que nos indique dónde se encuentran los radares. Los hay que toman fotografías de la parte frontal del coche, incluyendo una imagen del conductor, y los hay que hacen las fotos por la parte trasera. Igual que en todas partes. En cualquiera de los casos, uno suele darse cuenta de que le han pillado porque se ve la luz y, pocos días después, se recibe una carta en casa con el importe de la multa.

Sobre estas líneas se puede ver el aspecto de los radares que existen por aquí.

También me gustaría hablaros sobre cómo son las matrículas de los coches, y de hecho llevo tiempo queriendo hacerlo, pero ese capítulo puede llegar a ser relativamente largo y prefiero reservarlo para otra ocasión.

¿Alguno de vosotros dispone de alguna anécdota sobre algún viaje en carretera por Austria o Alemania? ¿Conocéis algo más de información que pueda ayudar a otros conductores que estén por aquí de paso? ¡Os animo a compartir vuestras experiencias en los comentarios de esta entrada!

Anuncios

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s