Promesas que sí valen algo

Os voy a confesar una cosa. El deporte me gusta. No lo practico activamente, pero el ideal de hacer algo siempre está ahí. A veces me imagino a mí misma escalando montañas o corriendo maratones, y la simple idea ya me anima. Sin embargo, la cruda realidad es otra: soy vaga para eso. Mientras que para otras cosas no me hace falta apenas animarme, el deporte es algo que me supera. Además, si intento hacer algún ejercicio o practicar algún deporte (el que sea) soy de esas personas que se quejan mucho, de hecho confieso que exagero, y creo que lo hago a propósito. “No puedo más” “Me muero” y “Me duele todo” son las frases que más repito cuando ya llevo cinco minutos entretenida con la tarea en cuestión.

¡Pero ahora las tornas han cambiado! ¡Ya está hecho! Por fin he cumplido uno de mis propósitos de nuevo año. De hecho, el único que realmente era un propósito… ¡He ido al gimnasio! La historia es la siguiente:

Ayer nos encontrábamos el Cocinero alemán y yo pasando la mañana tranquilamente en casa cuando, tras insistirme varias veces, le dije que sí le acompañaba. Él va desde hace unos tres o cuatro meses, y casi desde entonces trata de convencerme para que le acompañe, “aunque sea para mirar”, como dice él.

Creo que desde aquí se deben de tardar – como máximo – unos tres minutos andando hasta llegar allí. ¡Gran esfuerzo! Nada más llegar, cuando ya entramos, me sorprendió muchísimo la reacción de la chica que trabaja allí: al verme, dijo “¡Bien! ¡Por fin!”. Lo cual requiere que os cuente otra breve historia anterior…

Érase una vez un Cocinero alemán que iba mucho al gimnasio. Y como es un gimnasio pequeñito en el que todo el mundo se conoce, se habla de todo un poco. Pues por algún motivo que desconozco, aquí mi amigo habla de mí, y le contó a la chica del gimnasio que me gustan los Minions (la afición – y la colección – ha llegado a tal nivel, que hay personas que ya solamente me regalan cosas relacionadas con Minions, como si yo no tuviera ningún otro objeto de interés en el universo). Bien. Por lo visto, incluso le enseñó una foto de mi colección de cosas de Minions y desde entonces la chica se empeñó aún más en que fuera al gimnasio, aunque fuera sólo para conocernos.

Fin de la historia.

De ahí la reacción de la chica cuando por fin me vio, después de haber oído hablar (según parece) tanto de mí. Y por suerte creo que nos entendemos bien, así que mi introducción al gimnasio resulta más amena. Y más sencilla, desde luego.

Lo primero que hizo fue preguntarme por mi estado de salud, si alguna vez había estado en algún gimnasio, cuál era mi objetivo al ir ahora y qué partes del cuerpo me gustaría entrenar. Yo le dije que de todo un poco. ¿Para qué ponernos estrictas? Organizó un plan en un momento y luego me enseñó una por una las nueve máquinas que debo utilizar.

Después de llevar cinco minutos utilizando la primera, pensé que me moría, pero no. Por suerte. Me dijo que tengo que hacer tres series de veinte repeticiones en cada una de las máquinas, con descansos entre medias. Yo pensé que moriría y que necesitaría una vida entera para acabar todo eso, pero no. De hecho, me parece hasta divertido. Hay una de esas máquinas que me encanta especialmente. Sirve para hacer ejercicios con la espalda y, aunque luego me duele un poco, se notan los resultados en seguida. ¡Creo que hasta me están saliendo abdominales ahí atrás! Gracias a otro de los ejercicios que tengo que hacer, he aprendido lo que son los tríceps. O tal vez ya lo supiera, no lo sé, no es algo que utilice conscientemente a menudo.

¡Veremos cuánto aguanto sin quejarme! O, mejor dicho, ¡veremos cuánto aguanto! Porque conociéndome, me quejaré seguro.

¡Os mantendré informados!

Anuncios

6 comentarios en “Promesas que sí valen algo

  1. dominguez85 dijo:

    !!!Madre mía!!! Si no lo veo, no lo creo… Tu haciendo deporte en gimnasio, jajajajaja.
    La verdad que me alegro que hayas decidido ir a uno, veras que bien te lo pasas… y recuerda la regla del 21… si lo haces durante 21 días seguidos se convierte en hábito!!! jajajaja.
    La verdad es que hay nuevos proyectos, nuevo año… 🙂

    !!!ME ENCANTAS!!!

    Un besazo guapísima

    Me gusta

    • ¡Pues ya ves! Me faltaba animarme, pero ya que he empezado… jajaja ¿21 días? ¡Yo pensaba que era un mes! Si son 21 días lo tengo más fácil jajaja ¡Un beso enorme!

      Me gusta

  2. Marina dijo:

    😮 si no lo leo no lo creo!
    Harè yo también el esfuerzo de coger hábito pensando en ti entonces!
    PD: no te regalaré más Minions ni merchandising ya 😂

    Me gusta

    • ¡¡Que síiiiiiii!! Si no es cuestión de que tenga ya muchas cosas de Minions (nunca serán suficientes), es el tipo de cosas que ya han llegado a regalarme… ya sabes… 😉

      Me gusta

  3. Mamen dijo:

    Te vas a poner más fuerte que el vinagre guapa!! Ya nos enseñarás esa musculatura,jejeje! Mucho ánimo en esa nueva aventura del deporte y un fuerte abrazo

    Me gusta

    • ¡Uy musculatura dice! ¡Ójala! Desde que y no cargo kilos de comida en platos gigantes he perdido mucho, ya no tengo fuerza jaja A ver si esto me ayuda, aunque sea un poquito. ¡Ya te contaré! ¡Un besazo enorme!

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s