Galería

Dulce navidad

Creo firmemente que la navidad es una época que está pensada para comer y gastar dinero. Y, puesto que a veces se pueden unir ambas cosas, hoy hablaré de dulces.

Comencemos por mezclar tradiciones, algo que se me da de lo lindo:

Del otro lado de los Pirineos recibí a finales de noviembre un bonito paquete que incluía, entre otras cosas:

2014-12-24 13.30.19

Polvorones, de los que me quedan demasiados aún

2014-12-24 13.31.10

Tres turrones semejantes a éste, de los que sólo siguen vivos uno y medio… por ahora…

¡Y no os podéis imaginar lo bien que sienta comerse un polvorón a principios de diciembre estando en medio de los Alpes!

En este rinconcito de Europa, así como en el resto de Austria en general y también en Alemania son muy dados a hacer galletitas caseras. ¡Y las hacen a montones! En el hotel se han contenido un poco este año, pero por lo visto las navidades pasadas cocinaron un total de 80 kilos de galletas. ¡80 kilos! Y les sobraron tantas que para esta nueva edición optaron por reducir las cantidades. No me extraña…

Tengo que decir que esas galletas están muy ricas, pero mucho mejores son las de mi suegra:

Pequeña muestra de las galletas de mi suegra

Pequeña muestra de las galletas de mi suegra

Más allá de los dulces caseros están todos aquellos que se pueden comprar ya hechos, como por ejemplo:

2014-12-02 22.21.40

Calendario de adviento…

2014-12-02 22.22.00

… con chocolatinas envueltas en plásticos individuales y juegos dentro de cada casilla

2014-12-13 13.13.56

Huevos sorpresa de tamaño dinosaurio

2014-12-24 13.45.27

Santos Nicolás, Nicolás, Nicolás y Nicolás con chocolate de manchas de vaca (a la derecha)

2014-12-24 13.45.45

O, en versión española: tres reyes magos de chocolate

No será por falta de opciones.

Por cierto, ya que me dedico a hablar de dulces… ¿por qué limitarme a estas fechas tan señaladas? ¡Vamos a ver con qué se endulzan el paladar por estos lares!

En esta región de Austria, tan cercana ya a la frontera con Italia, han adoptado la bonita costumbre de copiar postres italianos y servirlos casi como si fueran propios; cosa que a mí no me molesta en absoluto. Tenemos dos ejemplos a continuación:

Panna Cotta a la izquierda y tiramisú a la derecha

Panna Cotta a la izquierda y tiramisú a la derecha

La panna cotta es un dulce elaborado a partir de crema de leche, azúcar y gelatina, a la que se le pueden añadir otros ingredientes para darle sabores diferentes. La de la foto lleva caramelo, lo que hace que sepa casi casi como a flan. ¡Qué delicia! Si a alguien le interesa, en esta web hay varias recetas.

El tiramisú lleva huevo, azúcar, bizcochos, café y mascarpone, según la receta que yo conozco, aunque se puede hacer también con otros ingredientes. Y, por lo que yo he probado hasta ahora, el sabor depende muchísimo de la cantidad de café utilizada y, por supuesto, del país. A mí en España no me gusta, sabe demasiado a café; sin embargo, tomarse un tiramisú en Austria suele ser una delicia. Si alguien quiere probarlo en casa, aquí tiene varias recetas.

Otro de los postres que he probado por esta zona es la fondue de chocolate, que no conocía previamente:

Fondue de chocolate

Fondue de chocolate

Que, por cierto, está riquísima, para qué engañarnos.

En nuestro hotel tenemos una vez por semana un bonito buffet de postres a la hora de la cena. He aquí una pequeñísima muestra de lo que se sirvió hace algunas semanas:

2014-11-07 23.08.46

A la izquierda, por encima de la sandía, tenemos una crème brûlée pequeñita. A su derecha hay un trocito de una tarta de crema y chocolate y por debajo una galleta con cobertura de chocolate. A la derecha, dentro de los dos vasitos, hay mousse

Y, ya pasando al otro lado de la frontera, en Alemania, descubrí el verano pasado el famoso Spaghetti-Eis (= helado espagueti). Juzguen ustedes mismos si el nombre es apropiado o no:

Spaghetti-Eis

Spaghetti-Eis

En la imagen no se ve del todo bien la forma de los espaguetis, pero no son más que el resultado de pasar helado de vainilla a través de una máquina que les da esa forma; después se añade salsa de frambuesa por encima y se decora con trocitos de chocolate blanco, como si fuera queso parmesano. Está buenísimo.

Ahora que ojeo las fotos de dulces que ya tengo acumuladas me doy cuenta de que no os he contado una tradición que existe tanto en Austria como en Alemania… Si los ingleses se caracterizan por tomarse un té a las cinco de la tarde, los austriacos y alemanes tienen su rato de Kaffee und Kuchen (= café y pastel), que se desarrolla en un punto indeterminado entre la hora de la comida y la hora de la cena. Digo indeterminado porque cada uno en su casa (o en la cafetería) lo hace a la hora que le da la gana. Lo importante de todo esto es que existen pastelerías en las que se venden trocitos de pasteles para acompañar a los cafés… Y para muestra he recogido el siguiente ejemplo:

Surtido de pasteles

Surtido de pasteles

Entre ellos se encuentran un pastel de licor (el amarillo de la parte izquierda), un pastel de nata con cobertura de mazapán (el de color verde por arriba), un pastel de fresas (el de la izquierda con fresas en la parte superior), una tarta de zanahoria (creo que se reconoce fácilmente), dos pasteles de chocolate y dos bonitos ejemplares del llamado Bienenstich (formado por una masa de levadura, un relleno de mantequilla, azúcar y crema de almendras, y una capa de levadura con almendras caramelizadas en la parte superior). Y los que no he probado aún…

Y también típico de Austria y el sur de Alemania, aunque en este caso se trata de un invento propio y no de una copia de dulces de otros países, es el llamado Germknödel:

Germknödel

Germknödel

Es una especie de bola con la parte inferior plana elaborada a partir de harina, azúcar, levadura y leche caliente. Al masticarlo, la pasta es densa, bastante densa, pero cuando se llega al relleno se reblandece el conjunto, ya que por dentro contiene mermelada de ciruela. Además, se sirve con salsa de vainilla y semillas de amapola (los puntitos negros que se ven por todas partes). Otra delicia, ¡qué os voy a contar!

Más característico de Austria que de Alemania es el Mohr im Hemd:

Mohr im Hemd

Mohr im Hemd

Un pastelito con masa de chocolate que se sirve templado y con salsa de chocolate caliente y helado de vainilla o nata (o las dos cosas) por encima.

Bien queridos… Llegados a este punto, espero haberos abiertos a todos el apetito. Si no es así, lo siento. Y si es así, ¡os deseo que podáis comer todos los dulces que encontréis a vuestro alrededor estos próximos días!

¡Desde los Alpes os deseo a todos una dulce Nochebuena y felices fiestas!

Anuncios

4 comentarios en “Dulce navidad

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s