Tengo una vaca lechera

De camino al nuevo trabajo

De camino al nuevo trabajo

La mudanza de Salzburgo a Tirol ya está completada, al menos a grandes rasgos.

Alrededores de mi nueva casa

Alrededores de mi nueva casa

Los bonitos paisajes de alrededor nos recibieron con buen tiempo y una sensación de calor bastante desagradable, la que, por suerte o o no, se ha ido relajando hasta dar paso a una temperatura media diaria de unos 17ºC. ¿Quién me mandaría a mí traerme ropa de verano estando casi en julio? O mejor aún: ¿quién me iba a decir a mí que en esta parte del mundo aún permanece la nieve desde el invierno? Increíble pero cierto.

Alpes nevados en junio

Alpes nevados en junio

La habitación que nos han dado es tres veces más grande de la que teníamos en el otro sitio; aún no me acostumbro a disponer de tantos armarios vacíos y de tanto espacio para caminar y… lo mejor de todo… ¡para sentarme! ¡Tengo una silla! Parece una tontería, pero utilizar el ordenador sentada en la cama durante tantos meses me aburría ya bastante…

Además, mi balcón tiene unas vistas estupendas. En dirección hacia nosotros, aunque ligeramente desplazado a la izquierda, desciende lo que en su día debió de ser un río de lava; no muy ancho, pero sí muy seco y carente de árboles o de cualquier otra vegetación, la cual abunda por todas partes. A la derecha, más montaña. Y justo enfrente las que ya se han convertido en mi despertador natural diario:

Vacas con función de despertador

Vacas con función de despertador

Tan sólo llevamos dos días aquí y no he podido ver mucho más de lo que hay alrededor del hotel. Para llegar a cualquier parte (ya sea el supermercado, la panadería, la farmacia o, simplemente, el pueblo más cercano) hace falta ir en coche. Sí señores, este animalillo urbano va a tener que acostumbrarse de una vez por todas a prescindir de todas las comodidades que tenía en Madrid, porque dudo que, por muchos autobuses que puedan circular por aquí (que también los hay) sea fácil salir de este rincón del mundo cuando empiece a nevar de verdad.

Ahora empieza lo divertido.

Anuncios

8 comentarios en “Tengo una vaca lechera

    • ¡Gracias preciosa! ¡Ni punto de comparación! Anda que… ¡no veas lo que me acordé ayer de ti! ¡Y qué risa yo sola en un momento! Ya te contaré, ya… 😉 ¡Un besazo!

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s