El tercer jinete del Apocalipsis

El final está próximo. Tanto, que ya he empezado con la operación retorno enviando cajas y más cajas a casa. Este invierno no ha sido tan duro, y la ropa de abrigo (la buena) ya sobra desde hace semanas. Estos 17º C son horrorosos. Pero, por extraño que parezca, la gente sigue viniendo a esquiar. Sigo sin saber dónde, porque el tiempo récord que ha permanecido la nieve en el valle ha sido de dos días seguidos, pero la gente se anima con cualquier cosa. Y tanto se animan que, aunque mis jefes ya están en fase “prescindamos de personal”, vuelven a no saber calcular en condiciones y de nuevo llega el desastre. Y el desastre, en este caso, recae en los que menos protestan cuando hay cambios, como me pasa a mí. Como no tenía suficiente con encargarme de mantener esto más o menos a raya y de ayudar de vez en cuando en el hotel grande de arriba, la última quincena de mes la dedicaré a cabalgar diariamente en dirección al hotel donde trabajé en verano… donde, por suerte, no volveré a estar en la cocina. Era el que me faltaba por descubrir y conquistar. A partir de ahí, o me hago con este imperio invernal de una vez por todas, o paso a la siguiente ronda eliminatoria.

Anuncios

2 comentarios en “El tercer jinete del Apocalipsis

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s