Pretty woman

Me he aficionado a que me den masajes. Pero no masajes de aficionados, masajes recibidos por parte de profesionales, tumbándose uno en una camilla de esas blanditas, con un agujerito donde apoyar la cabeza y poder respirar, con aceites y aromas varios… De esos. Empecé con este nuevo hobby el año pasado (véase: a finales de diciembre) y ya lo estoy convirtiendo en rutina.

El origen de todo se remonta a un día cualquiera en que al Cocinero alemán se le ocurrió preguntarle a la Masajista si los trabajadores de estos tres hoteles podemos ser clientes suyos. Me concertó una cita. Fui. Dolió. Pero fue tan sumamente maravilloso que a partir de ahí tuve que repetir. Y, además, al personal contratado por los jefes nos deja los tratamientos a la mitad de precio, así que ¿qué más puedo pedir?

Hoy ha habido una novedad. La masajista tenía una nueva trabajadora allí, y para comprobar qué es capaz de hacer, habían concertado una especie de entrevista – prueba en la que yo iba a ser el modelo sobre el que masajear. Yo me dejo, no me importa. Han tardado lo mismo que siempre, con la única diferencia de que en este caso me han masajeado dos personas distintas, cada una de las cuales ha trabajado la mitad del tiempo. Además, he aprendido (o mejor dicho, he sentido) cuáles son las diferencias entre las técnicas austriacas y las húngaras (la nueva es, cómo no, también húngara).

La primera (y principal) es que en Austria, cuando se da un masaje en la espalda, se masajean también los glúteos. Cuando fui la primera vez me chocó bastante pero tengo que confesar que es genial. En Hungría, eso no se aprende. O eso han comentado según la una iba corrigiendo a la otra. Por otro lado, a la Masajista le gusta (o dice que así se aprende aquí) masajear primero una parte de la espalda, después un poco el cuello, a continuación la otra mitad de la espalda y finalmente de nuevo el cuello y un poco la cabeza. Dice que así no se da tantas vuelvas alrededor de quien está tumbado. La nueva, en cambio, pasea alrededor de la camilla y masajea partes sueltas, sin un orden tan claro como en el caso austriaco. La Masajista tiene, por otra parte, mucha más fuerza; la nueva hace un poquito de presión y listo. En cierta manera, puede ser que a la nueva le hayan enseñado que no debe hacer daño a los clientes… Tal vez, tratándose de un hotel de 4 estrellas, esperen que la gente no sufra especialmente o que no se rompan esos cuerpos de porcelana que muchos parecen tener. Sin embargo, cuando uno tiene una espalda tan hecha polvo como la mía, se agradece notar cómo los músculos y los tendones vuelven a su posición original. La última vez, de hecho, noté cada una de mis vértebras según iba haciendo presión sobre ellas y, aunque al principio fue algo desagradable, al final me encantó.

Os recomendaría muy gustosamente que acudierais a verla, pero dudo que a alguno de vosotros os pille de camino…

El resultado de hoy: dos masajes en uno, con la misma duración y además gratis.

Anuncios

4 comentarios en “Pretty woman

    • ¡Cierto! Además tu cámara no es una como la que pueda tener cualquier aficionado… se nota dónde está la profesionalidad!! 😉 Espero que no tengas que visitar a los fisios muy a menudo, que al final te acaba doliendo más la cartera que la espalda! jeje Besos preciosa! 🙂

      Me gusta

    • Jo pues te deja de relajada… de verdad eh? Ya digo que a mí al principio me dio cosilla, yo pensaba: ¿pero qué se le habrá perdido a esta mujer en mis glúteos? ¡qué vergüenza! Pero luego… uy… ni te imaginas ja ja ja

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s