En estas navidades, turrón de chocolate (segunda parte)

¿Alguien recuerda lo que escribí la semana pasada sobre la navidad, los árboles y los regalos? Lo que me encontré en mi habitación cuando finalmente pude entrar en ella fue ésto:

Árbol al estilo alemán.

Árbol al estilo alemán.

Con sus bolas, sus estrellitas, sus velitas encendidas… ¡¡Y dos regalos!! Ninguno de los cuales era para mí, para qué os voy a mentir. Recibí una chocolatina de una clienta del hotel y un abrigo de mis suegros al día siguiente, que no está nada mal, pero que carecía de papel que poder romper. Así que nos saltamos el paso 5 de la entrada anterior y continúo.

El plan de nochevieja para este año parecía, en principio, bastante más interesante que el del año pasado. Para quien no lo recuerde, resumiré diciendo que el 31 de diciembre de 2012 me junté con la tropa de húngaros que había aquí por aquel entonces (de los que no queda ya ninguno) y estuve con ellos en el bar al que íbamos siempre sin entender absolutamente nada de lo que decían, ya que por entonces no tenía mucha confianza con mi Profe de húngaro y la Brujita aún no había llegado a nuestras vidas.

Yo ya venía preparada para no comer uvas, de nuevo. Sin embargo, contaba con un as en la manga: me había traído de España una caja de polvorones y un turrón de esos que están rellenos de grajeas de chocolate de colores, en cuya caja pone: Celebra las campanadas con (marca) gratis. Al leerlo pensé: ¡Toma ya! ¡Esto va a ser un viaje a la Plaza Mayor, me voy a ahorrar los costes de avión y voy a tomarme las uvas ahí, en medio de todo! Pero no. La parte gratuita eran unas 12 grajeas de chocolate, que decidí convertir en mis uvas de este año.

Sin embargo, el 30 de diciembre de 2013 una de los Andaluces (a la que no pondré nombre, porque sólo se me ocurren tonterías) me dijo que había leído que el 31 de diciembre nos ponemos en España ropa interior de color rojo y nos comemos unas uvas. Le conté en qué consiste la programación no oficial y le conté cuál era mi plan. No sé si por pena, por compañerismo, porque la pobre es muy supersticiosa o por ansia de adoptar tradiciones ajenas a las propias, me dijo que este año se comía las uvas conmigo. Y eso hicimos:

Uvas a punto de ser engullidas.

Uvas a punto de ser engullidas.

Unas uvas que, he decir, carecen por completo de pepitas. Y no porque mami se las haya quitado para que la niña no se atragante, no, son uvas transgénicas (como me dice una que yo me sé), que evitan que uno se atragante. Práctico, desde luego, pero demasiado moderno para mi gusto.

Tras terminar de trabajar (a las 23:15) nos subimos al hotel de arriba. Incluyo un mapa para que nadie se me pierda con los movimientos que voy a explicar:

De bar de hotel en bar de hotel y tiro porque me toca.

De bar de hotel en bar de hotel y tiro porque me toca.

Traté de sintonizar alguna emisora de radio o web a través del móvil con la que pudiéramos oir las campanadas, pero los planetas se debieron de alinear y compenetrar con las compañías telefónicas europeas para impedirme (a mí y a tantos otros) usar el móvil en ese rato. Así que lo hicimos al estilo casero: a menos cinco le dije: ala, a comer, ¡¡pero deprisita!! Y ahí nos pusimos a engullir uvas como dos tontas en medio del restaurante del hotel, mientras la gente bailaba vals y nos miraba… pues imaginaos cómo… Lo conseguimos, eso sí. Y después salimos a la terraza del hotel a ver los fuegos artificiales con el resto de compañeros que estaban por allí (el Camarero, la Compi camarera 1, la Letona, a la que ya os presentaré, etc.) y con el jefe, al que parece que le gusta invitarnos a tomar copas a los trabajadores cada vez que vamos en grupo a algún sitio.

De ahí cruzamos la calle al otro hotel de mis jefes, y estuvimos saludando a otros compañeros. Abrazos por aquí, brindis por allá, bailes con clientes que ya han venido como 4 veces por aquí en todo el 2013, chocolatinas gratis y copas pagadas por esos mismos clientes… Lo típico. Ya puestos, le dije al cocinero alemán: ahora me apetece saludar a mis compañeros del hotel donde estuve a finales de verano. ¡Pues vamos! Más abrazos de otros clientes (que también repiten por allí cada dos meses), brindis con ellos, planificación de salidas conjuntas con los ex compañeros para vernos más a menudo… Yo es que me pongo con los propósitos para el año nuevo ya desde el primer momento, ¿para qué perder el tiempo?

Resultado: un montón de horas de sueño perdidas pero aprovechadas en estar con (a la que ya considero) mi gente de aquí, a falta de la de allí.

Próxima parada: ¡Reyes Magos! O “Cómo importar tradiciones navideñas, segunda parte”.

Anuncios

6 comentarios en “En estas navidades, turrón de chocolate (segunda parte)

  1. Mamá dijo:

    ¡Hola guapa!, tarde pero llego antes de que acabe la historia, jaja. Mola las tradiciones de otros sitios, conocer más y más tradiciones, pero como dice la del anuncio puedes irte al extranjero pero no hacerte, somos los mejores y por donde vamos arrasamos, pero también me gustan tus navidades, no creas. Bueno feliz año nuevo y feliz final de la historia, el lunes lo sabremos!!!!!!pero que nervios , que nervios !!!!!!te quiere tu rey mago mama

    Me gusta

  2. Rosa dijo:

    Feliz año Maria !!! de aqui a tres años en Austria se comen las doce uvas,ya veras….jajaja
    Besos gordos.Estoy ansiosa porque llegue el lunes y no solo por ver que me han dejado los tres reyes magos que tengo en casa ,si no por saber el final de tu historia…..

    Me gusta

    • ¡¡Feliz año Rosa!! Seguro que tus tres reyes se portan estupendamente bien contigo 🙂 Pero te tengo que confesar que ya estoy nerviosa esperando a que llegue mañana… ¡Hasta me sentó mal la cena de anoche, con eso te digo todo! jeje

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s