Galería

Día de película

Ejemplo de cómo los traductores se inventan los nombres de las películas:

  • Agenten sterben einsam (= los agentes mueren solos), en alemán.
  • Where eagles dare (= donde las águilas desafían / se atreven), en inglés.
  • El desafío de las águilas, en español (de España).
  • Donde las águilas se atreven, en español (de Latinoamerica).

Curioso, ¿no?

Pues esta tontería me sirve para contaros que esta semana he visitado Werfen, una ciudad que está a 20 minutos de donde vivo y que, para aquel que no lo sepa, sirvió de emplazamiento para el rodaje de algunas escenas de la película que acabo de mencionar más arriba y algunas otras de Sonrisas y Lágrimas. Suena bien, ¿verdad?

Esta aventura se remonta al mes de enero. Un día cualquiera descubrí de repente, sin saber cómo, que este lugar está aquí al lado y me dije: “Esto hay que verlo. Ahora o nunca.” Y ni ahora ni nunca, porque en invierno está cerrado, eso para empezar. Así que fui dejando que pasara el tiempo, que la hierba creciera y los animales volvieran a pastar en los campos y, por supuesto, a tener un día libre sin nada que hacer ni otros planes con otra gente. Ese día no ha sido hoy. Pero tenía unas horitas libres después de comer y el Cocinero alemán me ha dicho: te llevo. Y yo le he dicho: vale, pues yo te invito.

Pero empecemos desde el principio.

Para aquél que no pueda llegar hasta el lugar en cuestión en coche, también se puede hacer en transporte público. Es tan sencillo como dirigirse a la Hauptbahnhof (= estación central) de Salzburgo y tomar un tren que vaya en dirección Schwarzach-St.Veit o Saalfelden (hay otros, pero todos los que van hacia esos destinos paran en Werfen) y bajarse, precisamente, en la estación de Werfen. El trayecto dura alrededor de 40 / 45 minutos. Desde la estación de tren se tarda aproximadamente una media hora caminando, pero ojo: es probable que durante la travesía no haya acera, sino que haya que andar por el arcén de la carretera. En cualquier caso, os muestro el mapa que ubica la fortaleza y la estación de tren, rodeada con un círculo rojo:

Rodeada en rojo: la estación de tren de Werfen. A dentro de un globito: ubicación de la fortaleza.

Rodeada en rojo: la estación de tren de Werfen. A dentro de un globito: ubicación de la fortaleza.

A la fortaleza de la que os hablo se la conoce con el nombre de Hohenwerfen. Para subir hasta ella (pues, evidentemente, no está a pie de playa) hay dos opciones: o se da uno un paseo subiendo escaleras, o sube en el Lift (= ascensor) inclinado, al estilo del funicular de la Festung Hohensalzburg, de la que ya os hablé hace meses. Dado que en esta ocasión no tenía demasiado tiempo para andar contando escalones (que es algo que realmente hago, doy fe) pagué los 14,50 euros de rigor y subí en ascensor.

Las visitas para ver el interior de la fortaleza son guiadas y duran en torno a una hora. Durante los meses de abril, octubre y noviembre hay pases a las 10, 12, 13, 14 y 16 horas (para más información sobre horarios de visita y precios, consultar el apartado correspondiente de la web). La / el guía habla, como os podréis imaginar, en alemán (no en dialecto, por suerte), pero hay audioguías en bastantes idiomas (entre ellos el español, cosa no muy común en algunos otros sitios de por aquí) para poder entender qué van contando. Yo, en un arranque de valentía, decidí arriesgarme a no coger la audioguía, y no me equivoqué, puesto que entendí prácticamente todo lo que la guía fue contando. Y fue muy divertido verla caracterizada con ropa medieval y gesticulando para llamar nuestra atención. Realmente entretenido e instructivo.

Pero como, por desgracia, no lo puedo contar tan bien como ella, os dejo con la explicación que la wiki da sobre la fortaleza y su historia (en alemán) y con las fotos que estuve haciendo a lo largo del recorrido:

Sí, como habréis leído en la leyenda de la última foto, al final de la visita nos encontramos con la celebración de una boda, fotos incluidas, y no sólo por parte de los invitados, sino de las muchísimas personas que estábamos allí sentadas para ver la exhibición de aves de presa que se celebra en un jardín de la fortaleza dos veces al día.

La visita me encantó, e hizo un tiempo estupendo. Sin embargo, de alguna manera imaginaba que podría contemplar alguno de los espacios que aparecen en “El desafío de las águilas” y recrear escenas de la peli en mi mente o que la guía mencionaría algo aunque fuera de pasada… Pero nada. Lo único que coincidió fue el exterior:

01.03.30

Lo cual no fue motivo ni para no disfrutar de una maravillosa fortaleza construida en el siglo XIII ni para dejar de ver la película en cuanto tenga un rato libre un día de estos.

Espero que os haya gustado el paseo de hoy. Y para quien no conozca la película de la que hablo, he aquí un par de reseñas:

Anuncios

2 comentarios en “Día de película

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s