Galería

Heidi existe

Hace unos años, en uno de esos momentos de lucidez espontánea que me llegan de vez en cuando, pensé: “Hago poco deporte. Voy a comprarme unas botas de montaña y así en verano me obligo a hacer senderismo”. Las botas me las compré. Pero nunca llegué a utilizarlas con ese fin, a pesar de que había acordado con un amigo de la familia que los fines de semana de aquel verano los dedicaríamos a ir a andar a la montaña. Pero no las dejé guardadas; siempre que llovía en invierno las utilizaba para ahorrarme pasar frío en los pies, que ya de por sí los tengo congelados independientemente de la estación del año.

Hasta hoy. Hoy he ido con el Argentino y su familia a practicar el deporte nacional de este país en verano: senderismo. Han pasado a recogerme al hotel y nos hemos acercado a un pueblo que está por esta zona, llamado Großarl. A la región montañosa de ese pueblo se la conoce con el nombre de Großarltal y consiste en una serie de picos en cada una de cuyas cumbres hay una Alm, que no es nada más y nada menos que una cabaña de tamaño variable rodeada de pastos y animales en donde se ofrece comida y bebida (preparada por ellos mismos, nada de marcas) y alojamiento a los senderistas.

El Argentino, que hasta el verano pasado trabajaba precisamente como guía para señores mayores y otros senderistas intrépidos con ganas de presumir de todoterreno, ha elegido hoy la ruta que sube a la Weißalm. Me han explicado el sistema de colores que se utiliza aquí (que no se si será equivalente al de España u otros países) para dar a conocer la dificultad de cada ruta. Han optado por este camino porque su color es el rojo (algo más difícil que los más fáciles, pero sin llegar a una complicación extrema) y porque su duración era de una hora y cuarto aproximadamente. A pesar de ir con los niños, hemos tardado tan sólo una hora, lo cual no está nada mal.

Y arriba, ya en la Alm, he descubierto que Heidi está basada en hechos reales:

Weißarl, "cabaña" que da nombre a o recibe su nombre del (no sé si fue antes el huevo o la gallina) pico en el que se encuentra.

Weißalm, “cabaña” que da nombre a o recibe su nombre del (no sé si fue antes el huevo o la gallina) pico en el que se encuentra.

Vistas del valle desde el Weißarl.

Vistas del valle desde la Weißalm.

Detalle del valle.

Detalle del valle. En primer plano, detalle de los cables que utilizan para subir determinadas bebidas a la Alm.

Supongo que se notará el hecho de que la madera es el material más utilizado de esta región, y no solamente en las alturas: la mayoría de las casas del pueblo en que me encuentro y en los de alrededor contienen una gran cantidad de este material en los tejados, estructuras, recubrimiento interior de las paredes… Ideal para los amantes de las barbacoas, sin lugar a dudas.

He de hacer esta aclaración porque no solamente las vistas del entorno de la Alm me han recordado a Heidi. Como digo, allí se puede degustar la comida derivada de los animales que ellos crían, de las plantas que ellos cultivan y de las bebidas que ellos fermentan (salvo unas poquitas cosas que no pueden elaborar y reciben a través de los cables que se ven en la última foto). Para hacerme una idea general, he comido un plato llamado Almjause, que consistía en una tabla de madera llena de embutido (bacon, varios tipos de salami, varios tipos de queso en lonchas y para untar, jamón, mantequilla, pepino y tomates) acompañada de un plato alargado de madera (para partir el pan y untarlo con lo que sea) y he bebido un refresco de melisa. Muy rico, por cierto. Lástima no haber hecho una foto de la comida, pero tras la caminata tenía mucha hambre, lo siento.

Es decir, que lo único que me ha faltado para sentirme realmente como Heidi ha sido beber leche de un cuenco de madera, porque por lo demás…

La idea, ahora que ya llega el final del verano y me gusta hacer las cosas al revés y a destiempo, es venir de vez en cuando desde Salzburgo (cuando me mude) y hacer otras rutas con el Argentino y su familia. Total, los niños ya casi me llaman tía, con total confianza…

Anuncios

6 comentarios en “Heidi existe

      • Loliya dijo:

        Algun día (espero que no sea muy lejano) me arás de guia!!!!!!! Y me ensañaras esas maravillas!!!!!!
        Yo llevo a copito de nieve!!!!!!!!!!!!

        Me gusta

      • Está bien, tráelo. Pero ven en verano, en invierno no, que sigo sin saber esquiar y aún no conozco muchas otras actividades que no impliquen el congelamiento de varias partes del cuerpo. Por favor.

        Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s