Resacón en Salzburgo

Esta entrada se la dedico a mi amiga Jelens, que es la que quiere saber lo que pasó el día de mi cumpleaños… Sin su interés, este relato no existiría.

Antes de que alguien pueda pensar nada raro: en este relato no hay alcohol de por medio. Bueno, sí, pero no. Ahora lo explico.

El día de mi cumpleaños empezó cuando el despertador sonó a las 8:25 de la mañana, ya que a las 8:30 había quedado con mi familia para vernos por skype. Dada la hora que era, y que para un día que no hacía falta madrugar yo lo hice, decidí irme al cuarto de baño con el ordenador para no despertar al Cocinero alemán, que aún seguía durmiendo. Una hora más tarde le hizo falta entrar al servicio y se encontró el percal; fue divertido. Se rió bastante.

El siguiente paso fue ir a visitar a Mis suegros. De ellos lo único que necesitáis saber es que son super amables conmigo y que, al parecer, ellos me aprecian mucho. Es cierto que no siempre les entiendo, pero intentan explicarme todo con mucha calma, y hasta han empezado a darme unas “clasecillas particulares” de alemán de Bayern, para integrarme en la familia. Ellos me regalaron unos zapatos especiales para el trabajo que tengo ahora: con suela preparada para evitar resbalones, y duros por la parte de arriba, para ahorrarme una visita al hospital si me cae aceite en un pie. Regalo práctico donde los haya.

Yo ya sabía que por la tarde había preparada una fiesta barbacoa; se le escapó a un amigo del grupo de la Gente del fútbol el fin de semana anterior en un momento de borrachera-celebración de la que ya hablaré en otro momento. Así que por la tarde estuvimos haciendo la compra para la barbacoa: unos filetes adobados, otros filetes bañados en una salsa de hierbas y ajo (riquísimos), pinchitos con carne y verduritas, una caja de cervezas (de esas que contienen alrededor de 20/25 botellas de cristal, cada una de medio litro), una botella de vino:

Vino de La Rioja, para celebrar mi cumple con un toquecito español alrededor.

Vino de La Rioja, para celebrar mi cumple con un toquecito español alrededor. Al final, ni siquiera llegué a abrir la botella.

… baguettes congeladas rellenas de unas hierbas que al calentarlas en el horno están de miedo (me he aficionado a este pan, cada vez que hacemos barbacoa nos zampamos dos barras entre un amigo y yo… dos cada uno…)… En fin, comiditas varias.

Desde allí nos dirigimos a la casa de una pareja de amigos, que es la que tiene piscina y espacio suficiente para hacer las barbacoas. Ahí surgió la primera sorpresa: yo llegué la primera de todos. Y cuando digo la primera de todos, me refiero a que incluso llegué yo antes que los propios dueños de la casa. “¡Vaya una fiesta sorpresa!” – pensé – “Lo mismo están todos escondidos dentro de la casa y saldrán ahora cantando algo…”. Pero no. Fue un momento acogedor en cualquier caso, ya que nos sentamos en el porche que habían decorado para mí:

En el cartel: "Felicidades". En el cristal: mi reflejo.

En el cartel: “Felicidades”. En el cristal: yo.

Y mientras tanto aproveché para seguir skypeando con la familia, gracias al regalo de mi pre-cumpleaños:

Tablet.

Tablet.

Cuando los dueños llegaron se sorprendieron de que nos hubiéramos presentado allí nada más y nada menos que media hora antes de aquélla a la que habían quedado… Así que terminaron de decorar el porche conmigo delante, nos metimos en la piscina y esperamos a que apareciera el resto de gente, de los cuales al final sólo fue uno. Era jueves, la gente tenía que trabajar… Al menos me felicitaron todos los importantes, y con eso me quedo.

Tras la cena, se acercaron los dos dueños de la casa y el chico que había llegado más tarde, y me dieron sus regalos. Entonces tuvieron sentido las preguntas que ella me había hecho por mensaje:

Dibujo enmarcado, hecho por ella.

Dibujo enmarcado, hecho por ella.

Colgante de Harry Potter.

Colgante de Harry Potter.

Más una tarjeta firmada por los cuatro que estaban presentes. ¡Mi primera tarjeta de cumpleaños escrita en otro idioma! ¡Qué alegría más tonta!

A continuación se acercó el Cocinero alemán y me dio sus regalos:

Colonia y leche corporal a juego.

Colonia y leche corporal a juego.

Y una carta. Todos sabían cuál era el contenido, pero me pidieron que la leyera en voz alta. Así que procedí:

“Discurso largo, poco sentido

te deseo…

FELIZ CUMPLEAÑOS

Un vale/cupón me parece razonable…

Me gustaría, y esa es mi voluntad, entregarte aquí este regalo (…)”

Y ahí paré de leer. No podía leer más. Era la primera vez en mi vida que me quedaba sin palabras. Siempre había pensado que eso no era más que un recurso literario o cinematográfico y que no tenía sentido ninguno, pero no, puede pasar. Me quedé literalmente sin palabras. Y eso que lo tenía fácil, porque sólo hacía falta que siguiera leyendo. Pero yo ya lo había leído, y mi cerebro lo estaba empezando a asimilar… No puede ser verdad… Esto es muy grande… Esto es DEMASIADO grande… No me lo creo. No, no es cierto. Pero, ¿y si…? ¿Dónde habrá encontrado esto este hombre? ¿En serio me está regalando esto?

Tuvo que ser él quien acabara de leer el contenido de la carta:

“Linkin Park. Live Open Air Soundwave. Festival 2014 Sydney / Australia”

¿QUÉ? ¿Entradas para un concierto de mi grupo de música favorito al otro lado del mundo? Él ya me había dicho que en algún momento de su vida quería ir a Australia, pero ahora teníamos una razón… ¡ERA REAL!

Al día siguiente, que también me dieron libre, recibí aún un regalo más:

Regalos de Hungría.

Regalos de Hungría.

¡La Brujita se había acordado de enviarme un regalo con antelación! Me mandó una cajita que contenía una postal de la ciudad donde ella vive, chocolate húngaro (marca traducida: “dulce”) y un licor típico de Hungría, con un 60% de alcohol. De ahí el tamaño tan reducido de la botella.

Pero volvamos a MI REGALO. ¡Un viaje a Australia! Al día siguiente aún no me lo terminaba de creer. Pensé: ¡esto lo tengo que publicar ipso facto en el blog y en alguna que otra red social! ¡Tengo que avisar a todo el mundo de que al año que viene me voy a Australia! Pero espera… en lugar de redactarlo yo, voy a buscar algún cartel del concierto, y pongo algo como: “yo estaré allí”, que así el efecto sorpresa es más grande… Voy a buscar en la página oficial del grupo… Mmm… ¿Nada? ¡Qué raro! Voy a buscar en la página del festival… Uy, pues sólo hay cosas de este año… Yo qué sé, a ver en alguna página de compra de entradas… En twitter… ¿No?

2 horas después.

No.

El concierto al que me quiso invitar el Cocinero alemán había tenido lugar este año. Él aún tiene la esperanza de que, cuando a finales de agosto se sepa qué cantantes acuden a ese festival, Linkin Park se encuentre en la lista y así podamos ir. Pero yo prefiero no volver a creérmelo, por si acaso.

Como me dijo un amigo desde España: “el gesto es muy bonito”. Y la verdad es que es cierto. Así que me quedo con eso.

Pero, para compensar, me he hecho yo misma otro regalo. Qué excusas más tontas me pongo a veces para comprarme cosas:

Mi primera chaqueta de cuero.

Mi primera chaqueta de cuero.

Una chaqueta que no he comprado precisamente porque haga frío, sino por puro capricho. Soy así, qué le vamos a hacer.

De este mi primer cumpleaños en el extranjero saco varias conclusiones. La primera es que echo de menos a los míos. Perogrullada más que evidente, pero tenía que decirla. La segunda es que, a pesar de la lejanía, quien quiere estar presente, lo está. Y la tercera es que aquí también hay gente a la que le apetece hacer una fiestecilla barbacoa e inflarse a comer pan conmigo, haya o no una excusa de por medio. Así que, para todos mis nuevos amigos austriaco/alemanes (Gente del fútbol), que nunca leerán estas palabras: GRACIAS.

PD. ¡¡¡IMPORTANTE!!! Algunos de mis lectores conocéis algunos de los nombres de esta historia; os ruego que, si queréis dejarme un comentario, por favor no escribáis ningún nombre propio; me gustaría seguir preservando a todo el mundo en el anonimato. Si no me hacéis caso me da lo mismo, borraré directamente los comentarios. Avisados quedáis majetes. ¡Gracias!

Anuncios

2 comentarios en “Resacón en Salzburgo

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s