Galería

Tú a Londres y yo a California

Aprovechando nuestro famoso “puente de mayo” madrileño, he hecho algo absurdo: me he tomado unas vacaciones de mis vacaciones en España para pasar una semana en Bayern / Baviera. “¡Qué suerte!” dicen unos; ¡qué morro! dicen otros. Yo prefiero llamarlo: síndrome de Estocolmo, salvando las distancias. Sí, qué le voy a hacer… no es lo mismo asomarse por la ventana nada más despertar y ver los Alpes, que ver una fila de edificios construidos siguiendo el mismo modelo… Echo de menos las montañas y la tranquilidad de los pueblos austriacos.

Así que he aprovechado esta semana para hacer cosas muy diversas. Pido perdón de antemano, ya que preveo que este relato puede resultar ligeramente largo…

Fútbol en Austria. Segunda parte.

Por alguna razón, una parte de mi subconsciente me decía que haber viajado hasta Voralberg en un autobús junto con 50 tíos con intención de ver un partido de fútbol en directo no era suficiente. ¿Cuál era el siguiente paso? Ver un derbi. ¿Y para qué verlo en España pudiendo ir a Salzburgo?

En esta ocasión jugaban el Austria Salzburg contra el FC Liefering, segundo equipo del FC Red Bull Salzburg. Vamos, lo que sería aquí un Real Madrid – Atleti o un Barça – Espanyol, pero en tercera división, a nivel más de usuario. Para que mi reportaje no fuera exactamente igual que en la ocasión anterior, esta vez me senté en la grada, con los aficionados “normales”. Y, para ser sincera, lo agradecí.

Los aficionados del Liefering entraron al estadio por una puerta, los aficionados del Austria Salzburg entramos por la que estaba en el lado opuesto del campo y los ultras de nuestro bando por un tercer acceso rodeado de policía por todas partes. A pesar de tratarse de un partido de tercera división, los periódicos decían al día siguiente que habían asistido entre 9.600 y 11.000 personas, dependiendo de la capacidad de invención de los periodistas o de la redacción de cada uno de ellos. Según me dijeron, es más fiable la cifra que ronda los 9.000, pero no deja de ser algo excesivo si tenemos en cuenta que no era la Champions League. ¿El motivo? El Austria Salzburg se jugaba el ascenso a segunda división: si ganaban, adelantaban al Liefering en la clasificación y tenían la posibilidad de ascender; si perdían, el equipo contrario acumulaba más puntos y ascendían ellos. Todo esto, teniendo en cuenta que aún les faltan un par de partidos…

No pretendo hacer un relato detallado del partido porque resultó bastante aburrido; no sé si porque nuestro equipo parecía no tener sangre en las venas (tengo que buscar cómo se dice horchata en alemán) o porque yo no estaba sentada entre los ultras (que siempre se divierten), pero sí pude recoger algún testimonio gráfico del evento:

Los equipos salen al campo

Los equipos salen al campo

Bengalas y pirotecnia en el sector de los ultras

Bengalas y pirotecnia en el sector de los ultras

Sí, habéis leído bien la leyenda de la foto: pirotecnia. Por ese único motivo me alegro de no haber estado en medio de todos ellos. De todas maneras, se les oía en cualquier parte del campo, así que la banda sonora que ya empieza a resultarme conocida pude oírla todo el tiempo.

Ya he comentado que resultó relativamente aburrido presenciar el partido porque el Austria Salzburg no jugó especialmente bien. De hecho, acabaron perdiendo por un gol a cero, y quien marcó dicho gol fue un antiguo jugador de este equipo, que se había pasado al bando enemigo. Esto no les hizo mucha ilusión a los aficionados o, mejor dicho, a los ultras, pero así es la vida. Fin de la primera parte.

El castillo de los puzzles.

Uno de mis pasatiempos favoritos cuando era niña consistía en hacer puzzles con mi familia. En el origen de los tiempos, aquellos puzzles tenían una media de 1000 / 1500 piezas, pero con el paso de los años nos volvimos algo más ambiciosos en casa y pasamos a una categoría superior: 3000 / 5000. No recuerdo con detalle las imágenes que conformaban cada uno de aquellos rompecabezas; pero lo que no puedo olvidar era cuál era la temática más repetida: el castillo. La parte frontal del castillo, el castillo sumergido en un mar de nubes, el castillo en invierno, el castillo en primavera, el castillo en pequeño fotografiado desde lejos… Hicimos tantas veces aquellos puzzles, que para nosotros el castillo en cuestión adoptó precisamente ese nombre, ya que su denominación real era tremendamente difícil de pronunciar.

Hasta que me apunté a alemán en la escuela de idiomas, y allí aprendí cómo se pronuncia el nombre y dónde está ubicado el castillo de mi infancia: Schloss Neuschwanstein, en Füssen. El motor de búsquedas en internet que utilizo me acaba de decir que ha encontrado 712.000 resultados con ese nombre, así que cualquiera puede buscar una foto si no sabe del sitio del que estoy hablando o si le parece que mi fotografía no refleja lo maravilloso que es este castillo:

Schloss Neuschwanstein

Schloss Neuschwanstein

Dado que se trata de uno de los sueños de mi infancia, os comunico que este relato será ampliado próximamente en otra entrada, dedicada específicamente a esa visita. Siento ser así, pero tengo que hacerlo.

München / Munich.

De esta ciudad conocía hasta ahora el aeropuerto y un par de estaciones de tren, por lo que no podía presumir de haber viajado a esa parte de Europa. En realidad sí, pero no podía decir que conociera la ciudad. Ahora sí, o al menos una parte de ella: concretamente, los estudios de grabación de cine conocidos con el nombre de Bavaria Filmstadt o Bavaria Filmstudios. La forma de llegar allí es bastante más sencilla de lo que parece:

1. Desde la Estación central (Hauptbahnhof) se toma la línea U2 de metro (U-Bahn) en dirección Messestadt Ost hasta la parada de Silberhornstrasse.

2. Desde Silberhornstrasse, pero en el exterior, tranvía número 25 en sentido Grünwald hasta Bavariafilmplatz.

3. Y luego 10 / 15 minutos caminando. No hay pérdida, está todo lleno de carteles que te llevan hasta la entrada.

Las entradas son de dos tipos. Una hace un recorrido más corto (por 12,50 euros), y otra incluye la visualización de vídeos en 3D y alguna que otra tontería más (por 27,50 euros). Puestos a hacer de turista, opté por la visita larga, claro está.

He de decir que la visita me encantó, porque pude ver por primera vez en mi vida escenarios reales donde se han grabado películas y series… que en su mayor parte no conozco, como es el caso de la famosísima telenovela alemana “Sturm der Liebe”. Ésa es la lástima, que si hubiera sabido de qué estaban hablando, me habría gustado mucho más. A pesar de todo, estar dentro del submarino de la película titulada precisamente “El submarino / Das Boot”, o ver el barco de Vickie el Vikingo (mi personaje de animación preferido cuando era niña) mereció la pena:

Réplica del Submarino con la que se rodaron escenas en el mar

Réplica del Submarino con la que se rodaron escenas en el mar

Interior del submarino

Interior del submarino

Otra parte del interior del submarino

Otra parte del interior del submarino

Barco de Vickie (la película)

Barco de Vickie (la película)

Y ahora la anécdota del día: durante el recorrido, el guía fue explicando cómo ha ido evolucionando la forma de grabar películas, empezando por pantallas en las que giraban los fondos mientras la gente iba “conduciendo” coches, que en realidad permanecían parados, pasando por los fondos de color verde y azul en los que se insertan imágenes en movimiento, y acabando por la creación de efectos especiales a través del ordenador.

En varios momentos de la visita hizo que los que estábamos por allí participásemos “conduciendo” los coches, andando hacia atrás para crear sensación de movimiento, dando un parte meteorológico… En este último caso pidió un voluntario… que resulté ser yo, como no podía ser de otra manera. De un grupo de unas 20 personas, fue a elegir a la extranjera. Bien. Me dijo: “tienes aquí delante dos pantallas, en una verás las imágenes que están detrás de ti, y en la otra el texto. Tienes que ir leyendo mientras señalas con la mano lo que estás presentando”. Y cuando aparecieron las imágenes pensé: “Estupendo. No sé cómo se dicen isobaras, borrasca y cosas así en alemán”. Empecé leyendo e intentando averiguar qué era exactamente lo que estaba diciendo para poder gesticular un poco con las manos y disimular, pero como el aprendizaje no llega por obra de ningún espíritu santo y mucho menos de manera espontánea, aproveché que la velocidad a la que se iba moviendo el texto era relativamente rápida y dije: “Uf! Esto es muy difícil… Esto de tener que mirar dos pantallas a la vez es complicadísimo…” Y lo cierto es que tuve suerte, porque el guía me creyó y dijo: “Es cierto, los presentadores del tiempo tienen que ensayar muchas horas”. Intentó que yo leyera parando completamente el texto, pero aún así le dije que me parecía muy difícil, y continuamos con la visita.

Es absurdo pensar: la próxima vez que me vaya de vacaciones, debería estudiar términos relacionados con el tiempo, el clima y las condiciones atmosféricas antes de salir de casa. ¿Para qué? Al final siempre me encuentro con situaciones raras en las que me hace falta utilizar (o comprender) palabras que no había previsto tener que conocer. Está claro que necesito estudiar más alemán, pero creo que lo importante es que, de una manera u otra, consigo salir de las situaciones y los sitios más variopintos sin que la gente se dé cuenta de que no entiendo todas las palabras que me dicen. Eso es que voy bien, desde luego.

Anuncios

5 comentarios en “Tú a Londres y yo a California

    • ¡Fueron impresionantes! La lástima, ya te digo, no conocer todas las películas y series de las que hablaba el guía, pero aún así me encantó. Nos hicieron un relato de la evolución de la forma de grabar películas y series muy interesante 🙂

      Me gusta

    • ¡Te lo recomiendo! De toda la gente a la que conozco que ha visitado Munich, nadie sabía ni de su existencia ni, mucho menos, de su ubicación. Yo aprovecho siempre que puedo para visitar las partes más turísticas de las ciudades o pueblos a los que voy, pero también para ver cosas menos conocidas… ¡si no el viaje no tiene gracia! 😀

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s