Estado

Carta a mis lectores

Queridos amigos y seguidores:

Como bien sabréis, estoy de vacaciones (en España, sí, pero de vacaciones) y por ahora no tengo muchas nuevas anécdotas que contar sobre mi aventura en tierras austriacas, al menos por ahora.

Sin embargo, quiero aprovechar para contar algo que he hecho hoy que, por inusual, ya que hacía años que no lo hacía, me ha resultado extraño incluso a mí misma. Hoy he invertido una de mis muchas mañanas libres en acercarme al instituto en el que estudié hasta el 2004 para saludar a los profesores que aún siguen dando clase allí. No todos los que trabajaban en aquel entonces siguen ahora, ya que la mayoría se han ido jubilando en los últimos años, pero ha sido muy gratificante comprobar cómo aún se acuerdan de mí y cómo saben de mis aventuras gracias a este blog. Os agradezco a todos vuestras bonitas palabras.

En el instituto he podido ver algo que ya venía notando desde que llegué a España hace dos semanas: en este país reina el desencanto, la gente está desanimada y no tiene claro qué quiere o, más bien, qué puede hacer con su vida. Así que voy a aprovechar estas líneas para mandar el mismo mensaje que he intentado trasladarle esta mañana a los chicos de 2ºC (muy majos, por cierto), por si acaso le puede servir a alguien: aunque haya más de 6 millones de parados en el país, aunque parezca que no vamos a salir nunca de esta crisis, aunque parezca que hoy en día estudiar no sirve para nada porque, por más preparación que pueda tener una persona, no se encuentran prácticamente oportunidades… a pesar de todo eso, hay que aprovechar el momento y formarse, porque nunca se sabe dónde nos va a llevar la vida o qué vamos a tener que hacer hasta conseguir aquello que deseamos. Pero lo más importante es no desanimarse. Si ahora no se puede conseguir algo, no pasa nada, se pueden buscar otras alternativas, ser valiente en la vida, y arriesgar. No lo digo yo, lo dice el refrán: quien no arriesga no gana. Así que, amigos míos, seamos valientes y busquemos soluciones donde sea, que ahí están. Si las soluciones pasan por Austria (como es mi caso), por otros países (como le ocurre a tantas otras personas) o por trabajar o estudiar algo que parece que no va a servir de nada, hay que hacerlo y, sobre todo, ser positivos. De todo se acaba saliendo en la vida, y lo mejor es disfrutar de ese camino.

He dicho.

Y dejando de lado estos temas, tan repetidos hasta la saciedad, sólo le desearé a esos chicos y chicas que he conocido hoy mucha suerte en selectividad, mucho ánimo cuando acaben y toda la suerte del mundo, que, eso sí, tendréis que buscarla vosotros mismos.

Aprovecho para deciros a los que me leéis, tanto gente del instituto como otros amigos y conocidos o quien pase por aquí, que he añadido un apartado en la pestaña “About me” donde podéis escribirme directamente, en lugar de publicar comentarios en las entradas (ya que sé que algunos sois vergonzosos para esos temas), así que si alguien quiere ponerse en contacto conmigo ya sabe dónde encontrarme, y estaré encantada de poder responderos.

Sin más, se despide una que dentro de dos semanas tendrá nuevas historias de las que hablar. ¡Nos leemos!

Anuncios

4 comentarios en “Carta a mis lectores

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s