Hay una carta para ti

Para mí en realidad no, porque no le he dado mi actual dirección a nadie para evitar acumular más trastos que luego, amigos, tengo que cargar yo en la maleta. Pensad en mi espalda y en mis manos antes de querer enviarme cualquier cosa, gracias.

En esta ocasión la carta de la que os quiero hablar es un paquete cuyo peso superaba los 8 kilos. La historia de mi caja es breve pero intensa.

Hace alrededor de dos semanas pensé: tengo una maleta nueva de la que me siento muy orgullosa y a la que no puedo dejar de mirar fijamente cada vez que entro o salgo de la habitación; lo cual se debe, principalmente, a que la tengo colocada al lado de la puerta. Bien. ¡Qué maleta tan bonita me he comprado, y qué cara me ha costado! ¿Realmente podré meter todas las cosas que he traído ahí dentro? Está bien, esta vez la maleta no sólo es más cara, sino también más grande, más resistente y de una marca más fiable pero… ¿merece la pena arriesgarme a meter todos mis trastos dentro? La respuesta es: NO. Estuve calculando mentalmente cuántos kilos menos podría meter dentro si descuento los botes de gel, champú y derivados de aseo personal que traje, y cuántos kilos debo añadir si incluyo la ropa que he tenido que comprarme aquí al no haber sido capaz de prever en España que no moriría congelada del frío y que, por lo tanto, podría no necesitar tantos jerseys de punto gordo como traje, pero sí más camisetas o chaquetas finas. Y el resultado queda en empate.

Así que se me ocurrió la que creo que es una de las ideas más brillantes que he tenido hasta ahora (desde que estoy aquí, claro): ¿por qué no “reciclo” una de las muchas cajas que tiramos cada día (de los cartones de leche, paquetes de velas, de servilletas, etc.) para uso personal? ¡Perfecto! De todas las que encontré, me interesó especialmente una que no era excesivamente alta perro sí demasiado alargada, pero que me serviría perfectamente para guardar los muchos libros que traje, véase una pequeña muestra:

Libros en exceso

Libros en exceso

… así como alguno de los jerseys gigantes que tenía por aquí, y, por qué no, algo de chocolate para la familia, para que no se rompiera demasiado dentro de mi maleta.

Tras conseguir meter dentro de la caja todo lo que no había utilizado desde que llegué, algunas cosas a las que les había dado un único uso, y habiendo dejado incluso hueco libre dentro, me aproveché burdamente del coche de mi Compi Maja y tanto ella como la Brujita me ayudaron a bajar hasta el/la Postamt (= oficina de correos, que tiene género neutro en alemán). Aquí hay tres mostradores, uno de los cuales incluye una especie de mesa con una balanza en la que pesar los paquetes. 8,36 kg pesó la criatura, ahí es nada. Después me preguntaron si quería enviarlo por correo urgente o por correo normal pero, como me daba igual cuándo llegaran los jerseys, siempre y cuando estén allí en abril o mayo cuando vuelva a casa para poder guardarlos, elegí la opción de correo normal. La broma me costó 16 euros y pico, a 2 euros el kilo señores. Y para mi sorpresa (= Überraschung) la caja llegó a mi casa en España 4 días después. La envié el día 4, llegó el día 7, y el fin de semana pasado mi familia empezó a comerse el chocolate que había dentro. Así me gusta, no vaya a echarse a perder.

Hoy he vuelto a pasar por correos para enviar unas postales; no para todo el mundo, puesto que no recuerdo todas las direcciones y no encuentro dónde las tengo apuntadas, pero sí una pequeña muestra. Ya enviaré más, no preocuparse. Cada sello para hacer el envío hacia España cuesta 0,70 euros, al igual que cuestan los sellos allí cuando se quiere mandar una carta al extranjero. Ya me diréis los afortunados cuánto tardan en llegaros. ¡Espero que os gusten!

Anuncios

2 comentarios en “Hay una carta para ti

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s