Jornadas de integración

Para poder afirmar que estoy plenamente integrada en este país necesito dos cosas relativamente importantes: una cuenta bancaria y un número de teléfono austriaco. Eso, sin contar con cierta documentación que, en parte, sigue en proceso, por lo que ya hablaré de ella en otra ocasión. Bien, ayer, después de un mes entero aquí, conseguí una de esas dos cosas, así que ya puedo afirmar que tengo algo que me ata a este país: mi primera cuenta bancaria.

Gracias a la inestimable ayuda del Argentino ya había averiguado que en cualquier banco austriaco cobran comisiones por el mantenimiento de la cuenta, de manera que tanto él como su mujer me dijeron que daba lo mismo cuál eligiera, porque al fin y al cabo funcionan de manera similar. En este pueblo he llegado a ver creo que un total de 4 bancos distintos, lo cual, teniendo en cuenta que el total de habitantes no llega a los 11.000, no está nada mal.

Por otra parte, mi Compi maja me había recomendado el banco donde ella tiene sus ahorros, ya que dice que nunca ha tenido ningún problema a la hora de cobrar, de sacar dinero, etc. Y eso, teniendo en cuenta que no tengo conocimientos previos sobre el sistema financiero de este país, ayuda bastante. Así que allí me fui ayer, aprovechando que estaba nevando y que no me apetecía esperar al autobús. Buena excusa para estrenar uno de mis gorros, por cierto…

Como no quiero dar nombres pero sí hacer publicidad gratuita, os enseño un folleto que me dio mi Banquero:

Banco austriaco

Banco austriaco

La parte azul oscura de abajo tiene una tapa que guarda varias tarjetas de visita del señor que me abrió la cuenta, muy majo, por cierto.

La parte seria de esta historia consiste en los trámites que hay que realizar para obtener la cuenta y algunas de las condiciones de la misma:

  1. Para abrir una cuenta bancaria en Austria (siendo extranjero) es necesario presentar un DNI / Pasaporte (ya hacen ellos las fotocopias, aquí son bastante más eficientes para eso) y la fotocopia del Meldezettel (la hoja del registro del Ayuntamiento donde constan mis datos y la dirección del lugar donde vivo actualmente).
  2. Qué se recibe: una tarjeta (no una libreta) donde figuran los datos de la cuenta, es decir: nombre del titular, número del pasaporte (que es lo que yo presenté), número de la cuenta, etc. Por ahora solamente tengo la provisional, que es un trozo de cartulina con mi número de cuenta escrito a mano, pero el Banquero me dijo que tan sólo tardan una semana en emitir la tarjeta definitiva. También se recibe (al menos en este banco) una clave para poder acceder a internet y manejar la cuenta a gusto del consumidor, lo cual está muy bien, porque me va a ahorrar bajar al pueblo para consultar ciertas cosas. Esa misma clave me la entregarán la semana que viene junto con la tarjeta.
  3. Ventajas y/o inconvenientes de mi cuenta: tiene un coste de mantenimiento (mensual) de 5,14 euros, puedo realizar hasta 25 movimientos de forma gratuita (tengo que indagar un poco más a qué se refieren con eso de los movimientos) y también puedo hacer transferencias a mi cuenta española, incluso por internet. ¡Gracias Tim Berners-Lee!
  4. Ventajas y/o inconvenientes de cualquier cuenta austriaca (no sólo la mía): he leído que puedo sacar dinero de cualquier cajero (no necesariamente de una sucursal de mi banco) sin tener que pagar comisiones por ello. ¡Bien! Eso me gusta.

Y ahora la parte entretenida:

El Banquero que me atendió fue muy amable conmigo. Sí, está bien, voy a pagarles para que me guarden el dinero y tiene que ganarse a los clientes, pero aún así me resultó muy agradable. Al igual que casi todo el mundo por aquí, me dijo que hablo muy bien alemán y que dónde lo he aprendido. Qué manía tiene la gente con repetirme eso mismo… ¡Señores! ¡Fluidez no equivale a conocimientos profundos de un idioma! En fin, el caso es que estuvo dándome conversación mientras rellenaba los formularios en el ordenador e imprimía las hojas con las condiciones de apertura de la cuenta, y me preguntó que por qué tengo dos apellidos, por qué había elegido ese banco, etc. Yo le fui sincera, le dije que la Compi Maja (a la que él mismo también le abrió la cuenta, por cierto) me había recomendado ese banco, le conté en qué estoy trabajando, cuánto tiempo me voy a quedar por aquí, y cosas por el estilo.

Lo que más me sorprendió es que me preguntó varias veces si no estoy casada. Yo le dije que no, pero que que mi jefe se empeña en buscarme a un marido austriaco para que me quede aquí. Más tarde hablé con mi Compi Maja y me dijo que tanto los austriacos como los húngaros tienen otra cosa en común: que sólo tienen un apellido, el del padre, puesto que cuando una mujer se casa, pierde el suyo. A menos que solicite expresamente conservarlo, en cuyo caso tiene dos, y de ahí la pregunta del Banquero. También averigüé algo que debo tener en cuenta (por si acaso): según ella, cuando un austriaco tiene un hijo con una extranjera no está obligado a darle su apellido (ni a hacerse cargo de ese niño, por supuesto) a menos que estén casados. Así que me ha dicho mi Compi que la idea del Austriaco de buscarme novio no está mal, pero que tenga cuidado con los hombres austriacos.

Anuncios

9 comentarios en “Jornadas de integración

  1. Laura dijo:

    Madre mia Maria que cosas leo por aqui…jajajaja
    Corres mucho peligro con tanto cupido cerca eehh!!!

    Aqui no hay banqueros tan majos por lo general aunque el mio la verdad debe de ser una excepcion….pero bueno casi ni piso el banco jajaja

    Me gusta

    • Ja ja! Yo hablo muy bien a todo el mundo de la escuela y de mi profe, por supuesto. Seguro que al final hasta mis compañeros te acaban cogiendo cariño y todo. ¡Un beso, y gracias Lola!

      Me gusta

  2. Mira que la gente es pesada con el tema del matrimonio. Da igual que estes en Madrid que te vayas al Tirol, son pesados y cansinos a mas no poder jajaja.
    Nada, nada, tu hazme caso a mí y sigue libre!!! Libre!!! Yujuuuu
    Jo, que ladrones los del banco, casi 6 € al mes…
    Veo que estas integrandote poco a poco. Me gusta.
    Un saludín maja!!!

    Me gusta

    • ¡Gracias Paco! Un placer tenerte por aquí, y mil gracias por tu comentario. Tu blog me encanta, y creo que lo usaré dentro de no mucho tiempo, porque ya tengo planeada una visita a Viena y me resultan muy interesantes muchas de las cosas que has posteado… ¡Te leo! Un abrazo y gracias de nuevo 🙂

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s