Silvester

Creo que hasta este año no había valorado lo suficiente la tradición tan española de comer las 12 uvas en Nochevieja. Y no porque me gusten especialmente las uvas, porque las como casi únicamente en estas fechas, ni tampoco por la superstición de que puedan dar buena o mala suerte, ya que conozco a mucha gente que las toma y no consiguen que ese año las cosas salgan como ellos quieren, y viceversa. Se trata más bien de una cuestión de diversión, por decirlo de alguna manera.

Siempre me ha resultado curioso ver a mi madre nerviosa desde las 10 de la noche pensando que no le da tiempo a terminar de cenar en condiciones, ver cómo quita las pipas de las uvas, cómo las pela y cómo me deja las pequeñas para que, aún con mi edad, no me atragante, ver lo nerviosa que se pone justo antes de las 12 y ver la alegría que siente a las 12.01… Y aunque todos los años repite el mismo ritual, es divertido sentir esos nervios compartidos con ella y ver cómo disfruta…

Aquí la gente es mucho más sosa, eso me ha quedado ya bastante claro. El lunes trabajé hasta las 23.40, así que casi ni me dio tiempo a ponerme nerviosa mirando el reloj, porque cuando quise darme cuenta ya eran las 23.50 y estaba, cómo no, en el bar. El Austriaco nos repartió una copa de Sekt (= champán) a cada uno de los Kollegen, salimos todos a la calle a ver los fuegos artificiales y, cuando alguien miró el reloj y dijo que ya eran las 00.00, brindamos todos. Fin de la historia. Vuelta al bar, y fiesta normal como cualquier viernes, sólo que un lunes. Y, puesto que ya he tenido más fiestas de las que quería aquí, y en vista de que son siempre iguales, con la misma música y la misma gente, me retiré a mis aposentos a una hora relativamente razonable (01.00), puesto que ayer tuve que trabajar.

Lo que sí me hubiera gustado ver, aunque lamentablemente no pude, es un desfile que hacen los profesores de esquí de esta zona a las 17.00, que consiste en bajar todos al pueblo en fila portando cada uno una antorcha. El Argentino me ha contado que, como a esa hora ya es de noche, si estás en el pueblo ves bajar una fila de luz desde lo alto de la montaña, y la imagen es espectacular. Pero, como de costumbre, a esa hora yo ya estaba cenando, así que tendré que volver aquí el año que viene, aunque sea exclusivamente para ver el desfile.

La única tradición original que he visto por aquí es la del Glücksschwein. El Glücksschwein (= cerdo de la suerte) es un regalo que la gente se entrega el día 31 de diciembre o el 1 de enero. Se trata de una figura de mazapán o de alguna otra materia que simboliza la suerte para aquella persona a quien se le entrega. Los más bonitos que he visto estos días pertenecen a los clientes auf Tisch 1 (= los de la mesa 1). Se trata de dos matrimonios que llevan aquí unos 4 días aproximadamente, y una de las mujeres debió de torcerse un tobillo el primer día, porque la pobre anda medio coja todo el tiempo. Pues precisamente esa mujer se levantó antes que los otros tres Gäste el día 1, y bajó al restaurante para colocar en su mesa tres cestitas de unos 10 cm. de diámetro, cada una de ellas envuelta con papel transparente y un lazo, en cuyo interior había un cerdito precioso. Por lo que les entendí mientras recogía, los había comprado, pero le hubiera gustado hacerlos a ella de forma manual, por lo que deduzco que puede ser habitual que la gente los haga a mano y después los regale.

Y ya sea fabricado a mano o no (aunque yo diría que no lo es), yo también tengo mi Glücksschwein:

Glücksschwein

Glücksschwein

¿Que cómo lo conseguí? Muy sencillo: no tengo ni idea. La mañana del 31 de diciembre me encontraba en el restaurante y mi Compi maja salió de la cocina para decirme:

Compi maja: Toma María, ha venido un señor a la cocina y nos ha dado uno de éstos a cada uno, y te he cogido uno.

Yo: ¿Pero quién es ese señor?

Compi maja: No lo sé, pero toma, es para ti.

Yo: ¡Gracias! ¿Pero esto qué es?

Compi maja: Es un símbolo de la suerte, es normal regalarlo aquí en Austria.

Así que ahora lo tengo colocado junto al resto de mis pertenencias, presidiendo la mesa, por si sirve de algo. Es tremendamente pequeño (como podréis ver en la imagen), pero prefiero que así sea; ya tuve demasiada suerte en 2012 y no quiero abusar mucho de ella.

Anuncios

7 comentarios en “Silvester

  1. Rosa dijo:

    Lo de las uvas es tradicion,te aseguro que no da mala suerte no comerlas, hace 15 años que deicidi no comer uvas en Nochevieja y de momento he sobrevivido, Besos

    Me gusta

  2. Mami dijo:

    Que risa me da leer lo que me escribes!!! Que sepas que este año me ha pasado exactamente lo mismo, lo que pasa que este año me han durado más los nervios porque estaba pensando todo el rato en llamarte para felicitarte el año. Tu no te preocupes por no haberte comido las uvas que nosotros nos las hemos comido por ti también y hemos brindado para que el año que viene las tomes aquí con nosotros y podamos brindar juntos. Además, hay muchas navidades por delante en las que podremos comer uvas, brindar y ponernos nerviosas juntas. Venga hasta luegoo!! Esto último lo dice Nacho. Te queremos mua mua!! Pero la despedida es de todos jajaja.

    Me gusta

  3. Mamen dijo:

    El caso es que las madres siempre están nerviosas por los hijos. ¿De que madera estarán hechas? No te preocupes por las uvas, como dice Rosa, porque yo también he pasado muchas veces sin comerlas (Tu vete a la vendimia unos añicos, y verás como las aborreces, ¡no falla!) Besazos

    Me gusta

    • ¡Qué razón tienes Mamen! Pero sean uvas o lo que sea, debería empezar a comprarme fruta… Porque eso aquí no se lleva… Verdura, toda la que quieras, como todos los días, pero desde que he llegado aquí no me he comido ni una triste naranja, no te digo ya una manzana… ¡No, miento! El otro día “cogí prestados” unos trozos de melón y de piña del buffet, pero creo que no debería hacerlo… je je

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s