Solo en casa 2

La “fiesta” prometida por el Austriaco no llegó nunca. O, al menos, no por ahora. Peor para ellos, porque el jamón me lo he comido con el Argentino. Voy a ir por partes.

Mi primera Nochebuena lejos de casa consistió en trabajar de 17:30 a 00:08, aunque según el horario semanal del Austriaco tendría que haber sido de 18:00 a 22:00. No se lo digáis a nadie, pero casi que preferí empezar antes y acabar más tarde, porque a falta de familia en 2.000 km a la redonda, poco más podía hacer. En realidad podría haber terminado antes pero, cómo no, los Gäste que parecen españoles tuvieron una larguísima sobremesa y… en fin… poco más podíamos hacer…

Por primera vez desde que llegué, el Cocinero turco nos preparó a los que teníamos que cenar aquí lo mismo que a los clientes. Para ello me vino de perlas contar con la foto del menú, porque hoy sí puedo decir que cené Schweinslungenbraten. Que es lo mismo que hemos comido hoy, ya que sobró bastante. Incluso recalentado en el microondas está riquísimo. Y del postre ni hablar… Ayer no me tocó (mala suerte), pero hoy nos había dejado los restos de anoche, así que me he comido un trozo bien grande de Lebkuchen.

Al margen de eso, la “fiesta” de anoche consistió en brindar con vino blanco junto con el resto de mis compañeros en la cocina. Aquí tienen una costumbre que me ha recordado mucho a la última cena que hicimos en aquel restaurante argentino cerca de Sol… eso de mirarse fijamente a los ojos cuando estás brindando… Sí chicos, ayer también me acordé de vosotros. Y después de brindar, regalito de parte de la Chefin:

Regalito de la casa

Regalito de la casa

… o eso dice el Austriaco, pero en realidad sólo nos han dado el vino a los de mi hotel, no a los trabajadores de los otros dos… O al menos la Eslovaca dice que a ellos dos no les han dado nada…

Mi día de Navidad ha sido “casi” perfecto. Digo casi porque, evidentemente, no estoy en casa como las pasadas más de dos décadas, pero he hecho de todo un poco. Me he levantado a las 11 de la mañana (porque era mi día libre y me hacía ilusión hacerme ese regalo de navidad), he comido a las 12 y a las 14:35 me he bajado con el Argentino a su casa. Allí me ha presentado a su mujer, una austriaca que habla perfectamente español, y a sus dos hijos, de 5 y 10 años. Una familia realmente encantadora, sí señor. Más tarde ha venido un compañero de trabajo del Argentino, que es Inglés, hemos juntado mi jamón serrano con sus provisiones alimenticias, y hemos hecho una merienda-cena que ha quedado muy rica.

Ya puestos, he probado manjares típicos austriacos, a saber: Mohnkuchen (si buscáis la foto, lo negro no es chocolate, sino semillas de amapola negra. Y no, en contra de lo que parece, tiene un sabor delicioso. Receta aquí), Punsch o Glühwein (no estoy segura, pero era vino caliente con miel, ¡¡riquísimo!!) y algo de fiambre, pan negro, unas aceitunitas, etc. ¡Me está entrando hambre solamente al recordarlo!

Mientras tanto, el Argentino y su mujer me han estado explicando cosas sobre cómo funcionan aquí los números de teléfono, las cuentas bancarias, y ciertas costumbres austriacas que aún me siguen sorprendiendo, como el tema de horarios, las confianzas que se toman algunas personas entre sí… Yo tenía entendido que por aquí la gente era más fría, pero me han explicado que esto al fin y al cabo no es Alemania, y que estamos en un pueblo, no en una ciudad grande, por lo que es relativamente lógico encontrarte, por poner un ejemplo, al Camarero hablando con confianza con los Gäste mientras éstos están comiendo. Sí, lo hace, y eso que no tiene relación de parentesco alguna con los dueños del hotel (el Chef y La Jefa), que son quienes sí lo hacen. También me han contado que no son tan estrictos con los horarios como los alemanes, que les gusta pasar sus vacaciones siempre en el mismo sitio y que aquí, cuando una mujer sonríe a un hombre, éste tiende a pensar que la mujer en cuestión está interesada en él. Así que supongo que debe ser relativamente fácil ligar…

Próximas entregas: celebración de nochevieja y otras anécdotas curiosas. Auf wiedersehen!

Anuncios

8 comentarios en “Solo en casa 2

  1. Marta dijo:

    Feliz Navidad María! Por lo que cuentas, tiene que haber estado todo muy bueno :).
    Está bien que hayas pasado la tarde con el Argentino y su familia y así te explican costumbres que vienen bien saberlas. Pues nada María, deseando que llegue la próxima entrega. Besos!!

    Me gusta

    • Je je ¡Gracias Marta! La verdad es que ayer aprendí un montón de cosas, y hoy se las he estado contando a mi Compi maja y ya entendemos ciertas actitudes de algunos hombres de por aquí… ¡Es divertido!

      Me gusta

  2. Bueno, bueno, no te puedes quejar, ha estado bien la fiestezuca que te has preparado jajaja.
    Las mias como siempre, con asado de por medio y en Segovia.
    Felices Fiestas!!!

    Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s