Menú del día

Sé que lleváis tiempo esperando esta entrada. Lo siento en el agua. Lo siento en la tierra. Lo huelo en el aire.

De entrada, puedo resumir este post diciendo que aquí todo tiene más sabor, lo cual no significa que sepa mejor, sino que todos los platos contienen una mayor cantidad de especias y, por ello, saben más. Voy por partes.

Lo que más extraño me está resultando es el desayuno. Yo estaba acostumbrada a mi vasito de leche con unas buenas tostadas, o unos croissants, o unas magdalenas… Pues aquí mezclan el dulce con el salado. Lo que la gente suele comer son bocadillos pequeños untados de mantequilla y o mermelada y rellenos de fiambre y queso, o incluso de verdura. ¡Verdura recién cortada por la mañana! ¡Pero qué ganas! Pues sí, al final ya os digo que os lo coméis; yo, sin ir más lejos, he desayunado hoy un bocadillo de queso con pimientos verdes crudos. Y tres vasos de leche. Ahí es nada.

Algo distinto es lo que se les sirve a los huéspedes del hotel para desayunar: 10 tipos de cereales, alrededor de 16 variantes de té, montones de panes distintos, fiambre, fruta, zumos, café, leche, yogur, huevos fritos, huevos revueltos, huevos cocidos, bacon frito… Yo qué sé cuántas cosas. La primera vez que lo miras fijamente te da hambre, pero después de un rato asusta ver tanta comida junta… Y ver cómo comen tanta comida junta. Sin ir más lejos, el domingo bajó a desayunar un grupo de personas alrededor de las 10, y después de comer prácticamente de todo pidieron varias cervezas y algún que otro refresco con sabor a cola.

Con respecto a las comidas y las cenas, sólo puedo hablar de lo que he visto hasta ahora, que es lo que nos sirven a los trabajadores. No tiene nada que ver con los platos de los clientes, porque para ellos hay cartas específicas, mientras que para nosotros hacen varios tipos de comida para que cada cual coja lo que quiera.

Lo habitual es encontrarse algo de carne, verdura, arroz y a veces (sólo a veces) patatas. Me encantan las patatas. La mayoría de los días se ven restos del día anterior (sobre todo con la carne), pero lo que hacen es echarle alguna salsa por encima y arreglado. Lo que más estoy comiendo son filetitos de pato (creo, a juzgar por lo que la Eslovaca estaba contándole hoy a una de las húngaras) con salsa de pimienta por encima. ¡Qué rica está esa salsa! Y qué lástima que aquí no mojen pan, también lo digo. También he comido cuscús, un guiso que no tengo ni idea de lo que lleva (carne y algo picante) y un montón de verdura a la plancha. También muy rica.

Suele ser habitual encontrar, al lado de las bandejas con la comida, vasitos pequeños con salsas diferentes para que cada cual pueda coger la que más le guste. Cuando me encuentro con ésto, cojo salsa de pimienta o ketchup, que son las únicas que conozco por ahora.

Pero lo mejor son las bebidas. Y no me refiero a las alcohólicas, porque de esas ya digo que me da la impresión que son más fuertes que en España. Mi nueva bebida favorita es el Himbeeresirup, que es algo parecido a ésto:

Sirup

Esa bebida (para quien no lo sepa) se toma de la siguiente manera:

  1. Se echa un poco de Sirup en un vaso. La cantidad de Sirup que cada cual quiera echarse depende de la mayor o menor dulzura que quiera obtener en el resultado final. Como ya sabéis que yo soy adicta al dulce, suelo echar aproximadamente el grosor de un dedo, contado éste desde el fondo del vaso hacia arriba. Hay gente que echa mucho menos que yo, os lo aseguro.
  2. Se echa agua fría.

Resultado: peccato di cardinale. ¡Eso está riquísimo! Sabe como a zumo (de frambuesa) pero ligeramente más espeso, y evidentemente mucho más dulce. Aún no he conseguido encontrar en qué sección del supermercado se encuentra para traerme a mi cuarto. Ni tampoco he descubierto qué han hecho con la garrafa grande que había en la cocina del hotel donde hemos estado comiendo toda esta semana… Como a partir de hoy ya me quedo a comer en mi mismo hotel, tengo que localizar esa botella cuanto antes, porque el Cocinero turco ya me ha dado permiso para coger la comida que quiera a lo largo del día.

Tengo que añadir una anecdotilla curiosa: hace un par de días conocí a otro de los cocineros, al que llamaré el Cocinero alemán (porque viene de Baviera), y cada vez que me ve comiendo algo que ha preparado él, me pregunta si me gusta esa comida. No sé por qué. Pero he descubierto que, al igual que la gente de aquí te dice cuándo estás haciendo bien tu trabajo (cosa que en España yo no he visto nunca), si les dices que te gusta lo que han preparado, se alegran muchísimo. Creo que seguiré haciéndolo, a ver si así siguen preparando cosas ricas.

Anuncios

8 comentarios en “Menú del día

  1. PiN dijo:

    Yo se dónde está la garrafa….. ¡¡¡¡¡Te la han escondido!!!!, se han dado cuenta de que eres tu la que te la bebes y no quieren que acabes con las existencias… 😉

    Me gusta

    • Pues no te digo yo que no, la verdad… ¡Será posible! Tengo que buscar más existencias… en mi hotel/casa ya la he encontrado… Tengo que fijarme en la marca para cuando baje al pueblo a hacer una mini compra 🙂

      Me gusta

    • ¡Ni te lo imaginas! Y ya he visto que el Cocinero turco ha guardado los bollos en el congelador, listos para calentarlos cuando haga falta… Espero que nos deje probar alguno porque huelen taaaan bien…

      Me gusta

  2. Pero cómo es que rebajan el sirup con agua : vaya maricon…ups perdón que son teutones casi. Eso solo lo ví con el pastís en Francia (otros mar.. huy perdón de nuevo). Vamos que si cojemos la miel y la metemos con hielo..
    Pero tiene la comida una pinta estupenda , con el pavo las verduritas . A lo mejor consigues engordar aunque con el trajín que llevarás no lo veo nada claro….ñam ,ñam . Me voy a por mis frutos secos que empiezo a babear..

    Me gusta

    • Pues sí, Sirup con agua… Algún día, si no hay nadie delante, probaré a beber Sirup sin nada, aunque me asusta que vaya a estar demasiado dulce incluso para mí je je
      Tú aquí comerías muy bien, fíjate lo que te digo 😉

      Me gusta

    • Claro que me encanta. Lo malo es que ya me estoy quedando sin reservas de chocolate en la habitación, así que necesito saber urgentemente cuándo libro para bajar a hacer otra compra… Mmm…

      Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s