Rituales de apareamiento

Empecemos con la música ambiental que debéis (si queréis) dejar de fondo mientras leeis este post:

 

Los depredadores inician su jornada de caza en el bar de abajo. Son las 22:30 hora local. Poco a poco van llegando las presas y los cazadores. La mayoría de los que van a la fiesta son die Kollegen, pero también hay gente a la que no había visto nunca jamás.

Aquí los rituales de conquista amorosa son como en España: chicas bailando como si se les fueran a salir las caderas y el culo de tanto moverse (simplemente con mirarlas ya duele) y chicos sobones. Sí, tenía razón esa sabia profesora que antes de venirme aquí me advirtió: “los alemanes y austriacos son muy directos”. ¡Y vaya que si lo son! Uno de ellos (que no mencionaré con el nombre con el que os lo he presentado) se dedicó toda la noche a abrazar a cualquiera de las chicas que estaban sentadas alrededor de él (yo procuré mantenerme discretamente apartada), o a poner su mano encima de la pierna de cualquiera de ellas. Sí señores, ¡y luego decimos en España!

Las fiestas aquí (por lo menos en este bar) son exactamente iguales que las de España: poca luz, música muy alta, alcohol (más fuerte que en España, por cierto). Lo único que cambia es que hay más canciones en alemán y algo menos de reggaeton (o como se escriba), aunque tampoco demasiado; y que aquí se permite fumar dentro de los locales. Aunque no me extraña, teniendo en cuenta el frío que hace en la calle. Pobrecitos, aquí mandan a la gente a fumar fuera y o bien se acaba el problema del tabaco, o bien disminuye el volumen de la población.

Algo que me resultó muy curioso fue un juego al que el Austriaco y el Camarero me enseñaron a jugar. Al menos en este bar había dos troncos de madera colocados en posición vertical, de unos 20 cm. de diámetro aproximadamente. Cada “jugador” coge tres tornillos muy largos y, en cada ronda, tiene tres intentos para clavar los tres tornillos antes que el resto de participantes. Parece fácil, pero no lo es. Los factores de riesgo son dos:

  1. Alcohol a mansalva.
  2. Los golpes a los tornillos no se dan con la cabeza del martillo, sino con la parte opuesta, la que es fina.

Por suerte, el Austriaco y el Camarero fueron turnando los golpes a sus tornillos con los golpes a los míos, porque de lo contrario me habría tocado pagar la ronda para los que estábamos, y éramos unos 8 más o menos. Y sí, ¡el Austriaco estaba allí, con nosotros! No es un “jefe” en el sentido estricto de la palabra… Es decir, es el responsable de este hotel, pero trata a la gente como a sus iguales y se integra perfectamente en este tipo de cosas. Me cae bien.

En definitiva, las noches de fiesta en Austria son iguales que en España, así que sigo concluyendo que no me gustan. La Eslovaca me ha explicado que en su país pasa lo mismo, por lo que, al final, parece que no somos tan distintos unos de otros…

Anuncios

11 comentarios en “Rituales de apareamiento

    • Imagínate la cara que tengo ahora. Sí, esa. Ya sabes cuál. Y la palabra que acompaña a esa cara.

      Ya os contaré cómo son las fiestas navideñas, y qué se hace por aquí esos días.

      Me gusta

  1. Lo esta bien claro es que si juntas hormonas y alcohol, el resultado es el mismo jajaja.
    Vaya, veo que te integras bien con los compañeros, parecen majos.
    Lo del juego me suena, creo que vi algo parecido no se donde jijijiji

    Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s