Enlace

Guía de supervivencia 1

Preparar un viaje como éste tiene dos vertientes: la parte burocrática (de la que ya hablaré) y la parte que en los manuales de historia se conoce con términos tan genéricos como “Economía”, “Sociedad” o “Vida cotidiana”. Hoy me referiré a ello.

Soy una persona que se fija mucho (demasiado, a veces) en los detalles de las cosas, lo cual me lleva a extremos en los que el común de los mortales no suele fijarse. Por ejemplo: creo que es evidente que me voy a llevar el portátil… no sé cuánto tiempo tendré libre para usarlo, pero si lo dejo en casa voy a echarle mucho de menos, así que formará parte del equipaje aunque sólo sea por sacarlo de vez en cuando de la bolsa y darle un abrazo. ¿Dónde lo conecto? Pues en cualquier parte, porque, para quien no lo sepa, los enchufes austriacos son iguales a los españoles: www.planificatusviajes.com/2011/09/tipos-de-enchufes.html

Otra duda: ¿qué hago con el móvil? Del que tengo ahora, lo que más utilizo es la conexión a Internet. Lo que yo recomiendo hacer (y lo que voy a hacer yo misma, de hecho) es calcular la cantidad de MB que se consumen al día, con lo que se puede decidir si sirve la tarifa de datos básica del Roaming que ofrece la compañía de cada uno o bien sería conveniente contratar algún paquete de datos diario. Pero la pregunta es: ¿y las llamadas? Porque digo yo que al menos con mi madre tendré que hablar… Aunque sea para decirle que he llegado bien, para felicitarle las fiestas… Tengo previsto llevarme lo que se ve en la foto:

Móviles

A la izquierda: mi móvil “antiguo”. A la derecha: móvil actual.

Es decir, mi último móvil, que por suerte está liberado (uf!!) y el actual. El “antiguo” (así llamado porque carece de conexión a Internet, ni falta que le hace) pretendo utilizarlo si me hace falta comprar una tarjeta de prepago estando en Austria. Nunca se sabe a quién puedo tener que llamar o a quién puedo tener que darle un número que no sea español. Y el otro… sobra dar explicaciones.

Pero no sólo me preocupan las cuestiones tecnológicas. La hora en Austria es la misma que en España, lo cual está muy bien, pero hay una diferencia, y es que allí anochece antes. Existe una página en la que se puede consultar el clima de casi cualquier ciudad del mundo: http://espanol.weather.com/. Y digo casi porque del sitio al que yo voy no hay datos, por lo que me conformaré con los de Salzburgo, que es una de las ciudades que hay por la zona. ¿Resultado del análisis? Pues que algunos días de invierno llega a anochecer a las 16:30, así que será divertido ver pasar la vida casi exclusivamente de noche 🙂

Uno de los elementos en los que me más me fijo es en los precios que puedo encontrar allá donde voy. En Austria utilizan el euro, pero el nivel de vida es superior al español, luego ¿cómo hacerse una idea de lo que cuestan ciertos productos? Muy sencillo. Lo que hago siempre que voy de viaje es buscar información sobre los supermercados más importantes o más conocidos de ese país. Para Austria he encontrado tres: Billa (www.billa.at/Startseite/Startseite/dd_bi_mainpage.aspx), Hofer (www.hofer.at/) y Mpreis (www.mpreis.at/). Esto no significa que vaya a comprar a uno de esos tres, ya que es posible que no encuentre ninguno, pero a través de sus páginas web y de sus catálogos averiguo:

  1. El precio aproximado del pan, la carne, el chocolate (soy adicta al azúcar, ¡qué le voy a hacer!), etc. Evidentemente son precios que pueden variar, pero procuro obtener una media aproximada a partir de los datos de todas esas páginas, y ya me hago una idea más concreta que la frase “en Austria los precios son más caros”, que es lo que suele decir la gente que ya ha estado allí.
  2. El tipo de alimentos más consumidos. A mayor aparición de ciertos productos en los catálogos de todos los supermercados, mayor probabilidad de que ése sea el tipo de comida habitual en la zona. Puede que no, o que sólo se trate de ofertas de temporada, pero de esta manera me informo sobre qué suelen comer allí. Y qué tipo de dulces tienen… La variedad que he encontrado ya me encanta 🙂
  3. Los horarios de apertura y cierre de los comercios. En este caso, los supermercados que he visto abren entre las 7:30 y las 8:00 de la mañana, y cierran como muy tarde a las 19:00. Así me hago una idea de a qué hora suele empezar a trabajar la gente (como mínimo en los supermercados), y hasta qué hora puedo ir a comprar lo que me haga falta.
  4. Los nombres de las secciones en que se dividen los supermercados en países de habla alemana. Porque, seamos sinceros, cuando uno estudia idiomas no suele fijarse en esas cosas… Y luego llega allí, y como no haya carteles con frutas y champús, no sabe a qué parte de la tienda dirigirse para hacer las compras…

¿Absurdo? Tal vez. ¿Excesivo? Seguro, porque sobre todo esto puedo informarme cuando llegue. Pero me gusta ser precavida.

Anuncios

4 comentarios en “Guía de supervivencia 1

  1. Marina dijo:

    Eres única…y por eso te queremos los que taaaanto te queremos.
    Pd: saciarás tu ansia de azúcar antes de irte, lo sé, lo sabes, lo sabemos 😉

    Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s