Sin noticias de Gurb

El Austriaco me llamó por primera vez una semana y un día después de que finalizara mi contrato. Fue muy divertido ver en la pantalla del móvil un número de teléfono desconocido que empezaba por +43 y, pese a ello, contestar con un ¿Siiiiii? Falta de práctica. El hombre empezó a balbucear, caí en la cuenta de que el prefijo no era español y ya me presenté en alemán, para tranquilizarle y ponerle las cosas un poco más fáciles. Lo primero que me preguntó fue si prefería que me hablara en alemán o en inglés y, ante mi (tal vez atrevida) predisposición a hablar en alemán, me dijo que podía hablar tan despacio como hiciera falta. Llamadme ingenua, pero ahí ya empezó a caerme bien.

En esa primera conversación me habló del tipo de trabajos para el que estaban buscando personal, y me preguntó cosas como de qué quería trabajar con ellos y cuánto quería cobrar. ¿Que cuanto quiero cobrar? ¡Y yo qué sé! ¿Me estás llamando desde Austria para ofrecerme un trabajo y te parece normal preguntarme qué salario me parece adecuado? Primero: ¡eso no lo había visto en la vida!  (Tal vez en Europa sea lo normal). Segundo: lo que estoy buscando es un trabajo, no aspiro a hacerme rica de la noche a la mañana. Aunque lo cierto es que el salario del que me habló no está naaaaada mal… El caso es que me describió el sitio, me recomendó consultar su página web y acordamos volver a hablar al día siguiente.

Ese jueves, a la misma hora, me estaba llamando. En esa ocasión sí reconocí el prefijo. ¡Bien! Fue realmente amable, me preguntó qué tal me iba, qué tal el tiempo aquí en España… Me confirmó la información del día anterior y me habló sobre la forma de llegar hasta allí. “¿Cuántos días necesitas para buscar el vuelo?” “Mmm… no sé… un par de ellos…” “Bien, el domingo te vuelvo a llamar.”

Y lo hizo. El domingo, habiendo contratado ya todo, me preguntó qué día sale el vuelo, qué día llego y a qué hora llego… Tras asegurarse de que tenía correctamente apuntada mi dirección postal, me dijo que me mandaría toda la información por correo. También me comentó que a finales de noviembre volvería a llamarme para preguntar qué tal voy con los preparativos y para darme su número de móvil, de manera que, cuando llegue allí, pueda llamarle para que vaya a recogerme a la estación de tren, o por si me surge cualquier problema antes del viaje.

Desde entonces ya han pasado más de dos semanas. Echo de menos hablar con él y que me cuente el pronóstico del tiempo en la zona… Es la manera más sencilla de ir haciéndome a la idea del frío que voy a pasar… Y, por si fuera poco, aún no he recibido nada por correo… Por si acaso, ayer le mandé un email indicándole de nuevo mi dirección y explicándole que a veces he tenido problemas con el reparto de las cartas (cosa que es cierta), pero aún no he tenido noticias suyas… 😦 Esperaré dos o tres días antes de llamarle para asegurarme de que todo está en orden y así poder seguir con los trámites, de los que ya hablaré otro día.

Anuncios

5 comentarios en “Sin noticias de Gurb

  1. No worries Mary! A finales de Noviembre, para eso quedan aún algunos días… Verás como sale bien! Y el pronóstico en Austria es…mucho frío. Anyway, llámale y a ver que te cuenta, y nos re-cuentas a tus “fologüers”.

    Ánimo y suerte, muaaa!

    Me gusta

  2. Jajaja!! Me estoy dando cuenta de que realmente le echo de menos… Intenté llamarle la semana pasada, pero no tuve éxito; ya se había ido… Así que de mañana como tarde no pasa… Os mantendré informados!! 😉

    Me gusta

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja aquí tu comentario (tu correo electrónico no será publicado):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s